2019/04/16

«Imposición» foral sin convenio en Gipuzkoa

Coincidiendo con el inicio del plazo de presentación de las declaraciones de la renta, la plantilla de la Diputación de Gipuzkoa se movilizó para mostrar su rechazo a la «imposición» de la nueva regulación de las condiciones laborales por parte del Gobierno de Markel Olano.

GARA|DONOSTIA
0416_eko_dipugip

«Finalmente, la Diputación ha consumado la imposición». Así hacía referencia el comité de trabajadores, el pasado jueves, al hecho de que el Gobierno foral había publicado ese mismo día en el Boletín Oficial de Gipuzkoa el texto que regula las condiciones laborales del personal funcionario.

Como se recoge en el BOG, finalizada la vigencia del acuerdo regulador para el periodo 2009-2011, en febrero de 2017 se inició un nuevo proceso de negociación colectiva.

El Ejecutivo que preside Markel Olano considera que, aunque «se ha llegado a consensuar la mayor parte del texto que unifica las condiciones de trabajo del personal de la Diputación», el proceso de negociación «ha concluido sin acuerdo».

Y subraya que «en el ámbito de la negociación colectiva funcionarial la obligación de negociar de buena fe se satisface cuando se inicia el proceso negociador y se mantiene mientras haya posibilidades de éxito, pero no se extiende a la obligación de llegar a un acuerdo, ni a mantener indefinidamente la posibilidad de negociar».

En cambio, el comité de trabajadoras sostiene que esta actitud «es intolerable», por lo que debe denunciarla «alto y claro».

Tras incidir en que el texto que regula sus condiciones laborales fue impuesto por «decretazo unilateral» en el Consejo de Gobierno del pasado 26 de marzo, indicó que el Ejecutivo PNV-PSE «veta propuestas de recuperación salarial y de relevo generacional ya aplicadas» en las diputaciones de Bizkaia y Araba, y en numerosos ayuntamientos, en lo que consideran un «agravio injustificado».

Para expresar su rechazo a esta situación, ayer, coincidiendo con el inicio de la campaña de la renta, trabajadoras y trabajadores realizaron una concentración de diez minutos ante la sede de Hacienda en Donostia.