2019/05/15

Putin intenta recomponer la relación con EEUU y ve a Trump dispuesto

El presidente ruso, Vladimir Putin, afirmó que Rusia está dispuesta a restablecer «plenamente» las relaciones con Washington, tras reunirse con el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, que también mostró un tono conciliador, aunque pidió a Moscú que deje de apoyar a Venezuela y aseguró que EEUU no busca una guerra contra Irán.

GARA|SOCHI
0515_eg_pompeo

«Tengo la impresión de que el presidente (Donald Trump) pretende reconstruir las relaciones entre Estados Unidos y Rusia y los contactos para resolver los temas de interés mutuo», señaló el presidente ruso Vladimir Putin, tras su encuentro con el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, al aludir a su reciente conversación telefónica con Trump.

«Nosotros, por nuestra parte hemos dicho en numerosas ocasiones que también nos gustaría reconstruir plenamente las relaciones y esperamos que ahora se esté creando un clima apropiado para ello», insistió Putin en la reunión con Pompeo en Sochi.

Se refirió a la posibilidad de que las relaciones puedan mejorar tras la divulgación del informe censurado del fiscal especial Robert Mueller sobre la injerencia rusa en las elecciones estadounidenses.

Pompeo, a su vez, aseguró a Putin que Trump «quiere exactamente hacer eso» y se refirió a la posibilidad de poder «cooperar finalmente» de nuevo con Rusia. «Tenemos divergencias, pero no somos adversarios en todos los temas».

El secretario de Estado también confió en «estabilizar la relación». «Es hora de construir un nuevo modelo de percepción mutua. Estamos dispuestos», añadió.

Uno de los gestos de acercamiento puede darse en la cumbre del G20 en Osaka, Japón. Según el ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, que se reunió previamente con Pompeo, Moscú reaccionará positivamente a la propuesta del presidente de EEUU de reunirse con Putin si esta es formulada oficialmente. Trump había anunciado el lunes el encuentro con Putin en la cumbre pero el Kremlin desmintió poco después que hubiera ya un acuerdo para ello.

Lavrov señaló que él y Pompeo coinciden «en la importancia de restablecer los canales de comunicación, que han estado congelados en gran parte por una ola de acusaciones sin fundamento contra Rusia sobre presuntos intentos de interferencia en las elecciones estadounidenses e incluso la existencia de un acuerdo secreto entre altos funcionarios de EEUU y Moscú». Pero el tono conciliador no ocultó las discrepancias sobre varias cuestiones que abordaron Pompeo y Lavrov, como Venezuela, Irán o Ucrania.

Venezuela e Irán

Así, Pompeo, pidió a Moscú que «cese su apoyo» al presidente venezolano. «Llegó la hora de que Nicolás Maduro se vaya, solo le ha causado miseria al pueblo venezolano, y esperamos que el apoyo ruso a Maduro cese», declaró en la rueda de prensa conjunta en la que Lavrov, por su parte, rechazó el uso de la fuerza.

En el caso de Irán, Pompeo aseguró que EEUU «no está buscando una guerra» con Teherán, a pesar de las amenazas, sanciones y el despliegue militar, pero añadió que Washington seguirá aplicando presión, y aseguró que «ha dejado claro a los iraníes que si los intereses estadounidenses son atacados», el Gobierno de EEUU «responderá».

Lavrov confió también en llegar a una solución política en este conflicto «para que el estado de las cosas no devenga en un guion militar».

Pompeo, asimismo, pidió a Moscú que rompa el estancamiento con Ucrania.

Ambos acordaron además crear grupos de trabajo para negociar una prórroga para el Nuevo START o START III, tratado de desarme que expira en 2021 y limita el armamento estratégico.

No obstante, Pompeo matizó que EEUU «quiere que China participe en las negociaciones», algo que el propio ministro de Exteriores chino, Wang Yi, descartó el lunes en Sochi antes de reunirse con Putin.

(Más información en las páginas 16 y 17)

Pompeo exige que Rusia no interfiera en los comicios de 2020

Aunque Mike Pompeo recalcó que el informe del fiscal especial Robert Mueller no halló ninguna conspiración de Trump y de su entorno con el Kremlin, advirtió de que «la injerencia en las elecciones estadounidenses es inaceptable. Si los rusos participaran en esto en 2020, pondrían las relaciones bilaterales en una situación aún peor de la que estaban». «Les hemos pedido que no lo hagan, hemos recalcado que no lo toleraremos», manifestó Pompeo, que insistió en que «hay cosas que Rusia puede hacer para demostrar que son cosas del pasado». El informe sí observó el interés de Moscú por beneficiar Trump, que este habría aprovechado. Putin lo calificó como «generalmente muy objetivo» y Lavrov recordó que estas acusaciones resurgen cada cierto tiempo desde hace décadas.