2019/06/19

Los «tories» darían prioridad al Brexit a costa de la unidad del Estado

La independencia de Escocia, la separación del norte de Irlanda o una debacle económica. La mayoría de los conservadores están dispuestos a aceptar casi cualquier precio por asegurar el Brexit, según una encuesta. Solo les frenaría la idea del laborista Corbyn en el poder.

GARA|LONDRES
0619_mun_johnson

La mayoría de los miembros del partido conservador están decididos a lograr la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea a toda costa, incluso a aunque suponga la independencia de Escocia o la separación del norte de Irlanda.

Según una encuesta publicada ayer por YouGov, en el primer caso, el 63% de los conservadores seguiría optando por el Brexit y hasta el 59% preferiría que el norte de Irlanda dejara el Reino Unido como precio por abandonar la Unión.

Los tories, después de haber visto a dos primeros ministros dimitir por la crisis política creada por el proceso del Brexit y una dura competencia de una nueva formación eurófoba, pagarían casi cualquier costo por llevarlo a cabo. Incluso un daño económico significativo para la economía británica, que aceptaría hasta el 61%, según YouGov.

El 54% también estaría dispuesto a destruir su propio partido. Solo un 36% prefería seguir en el club comunitario para mantener la presencia del Partido Conservador en política. De hecho, la mayoría de los miembros de la formación piensa que la supervivencia de su partido está ligada al cumplimiento del resultado del referéndum de 2016, apunta YouGov.

Todo menos Corbyn

El 51% está seguro de que si no se aplica el Brexit, los conservadores nunca volverían a liderar un Gobierno y otro 29%, que al menos no lo harían en muchas de las próximas legislaturas.

Por el contrario, los tories ligan el éxito del Brexit al triunfo de su partido al menos en las próximas elecciones (62%), incluso sin llegar a un acuerdo con Bruselas (58%).

Solo una circunstancia hace que los conservadores se replanteen la salida de la Unión Europea, por encima de la debacle económica, la unidad del Estado o la supervivencia del partido: que el líder laborista, Jeremy Corbyn llegara al poder.

La mitad de los miembros del Partido Conservador (51%) prefiere suspender el Brexit antes de ver a Corbyn residir en el 10 de Downing Street. Aunque hasta un 39% también estaría dispuesto a esa posibilidad. Y eso que para los conservadores británicos su rival ya no es el laborismo, sino las formaciones eurófobas como el UKIP o el Partido del Brexit de Nigel Farage. Para el 67%, esta última formación es el gran competidor de los tories y creen que es hacia los votantes de ese campo político hacia donde deben dirigir sus próximas campañas, antes que hacia el electorado de los laboristas o los liberales.

De hecho, la mitad de los miembros del partido cree que tiene más en común con los brexiters de otras formaciones que con los tories que optaron por la permanencia en la Unión Europea.

Raab eliminado, Johnson sigue reforzándose

El exalcalde de Londres Boris Johnson volvió a encabezar ayer la segunda votación del proceso para suceder a Theresa May como líder del Partido Conservador británico y primer ministro, una carrera en la que siguen adelante cinco aspirantes. Johnson recibió 126 votos de los diputados «tories», mientras que el segundo clasificado, el titular de Exteriores, Jeremy Hunt, sumó 46. El eliminado fue el exministro del Brexit Dominic Raab al recibir menos del 10% de los apoyos. Hoy y mañana los diputados concluirán las votaciones que acabarán eligiendo a los dos finalistas que se someterán al voto de los cerca de 160.000 afiliado, un proceso cuyo resultado se conocerá a finales de julio.

Además de Johnson y Hunt, se mantienen como candidatos el ministro de Medioambiente, Michael Gove, que ayer sumó 41 votos, el responsable de Desarrollo Internacional, Rory Stewart, con 37, y el titular de Interior, Sajid Javid, con 33.

Stewart, el único que se opone a una ruptura no negociada con la UE, superó las expectativas al pasar el corte.GARA