2019/07/11

EEUU aprovecha la AIEA para aumentar la amenaza contra Irán

EEUU redobló sus amenazas contra Irán tanto por boca de su presidente, Donald Trump, que anunció que las sanciones aumentarán pronto sustancialmente, como en la Agencia Internacional de la Energía Atómica, donde acusó a Teherán de chantajear a los europeos para que eludan las sanciones.

GARA|VIENA
0711_mun_iran

El presidente de EEUU, Donald Trump, afirmó ayer que las sanciones contra Irán serán «incrementadas pronto» de forma sustancial, antes de reiterar sus críticas contra el acuerdo nuclear firmado en 2015 que, a la vez, acusa a Teherán de incumplir.

«Irán ha estado desde hace mucho ‘enriqueciendo’ (uranio) de forma secreta, en completa violación del terrible acuerdo de 150.000 millones de dólares alcanzado por John Kerry y la Administración de Obama», afirmó en Twitter. «Recuerden, ese acuerdo iba a expirar en unos pocos años. Las sanciones serán incrementadas pronto, de forma sustancial», añadió.

La amenaza de Trump se sumó a la que EEUU formuló en la reunión de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA). «Irán no tiene una razón creíble para ampliar su programa nuclear y no hay otra forma de interpretar esto que como un crudo y transparente intento de chantajear pagos a la comunidad internacional», denunció Jackie Wolcott, embajadora estadounidense en ese organismo.

La reunión la convocó Washington para denunciar que Irán se ha saltado los límites impuestos a su programa atómico pactados con Alemania, Estado francés, Reino Unido, Rusia, China y EEUU.

El representante de Irán, Kazim Gharib Abadi, replicó que Teherán no tiene nada que esconder y recordó que sus actividades nucleares son supervisadas por el organismo. La AIEA confirmó que Irán ha sobrepasado tanto la cantidad (300 kilos) como la pureza (3,67%) del uranio enriquecido que le permite el acuerdo. Teherán anunció, además, que ha subido el enriquecimiento al 4,5%, dato aún no confirmado por la AIEA, indicando que de momento sus necesidades no van más allá de ese porcentaje. Superar la pureza del 3,67% rebasa los límites del acuerdo, pero está lejos del 90% necesario para fabricar un arma atómica.

EEUU abandonó el año pasado el acuerdo por el que Irán aceptó limitar su programa atómico para demostrar que ni puede ni quiere desarrollar armas atómicas a corto plazo.

A cambio, la comunidad internacional fue levantando la sanciones que ahogaban su economía desde hacía años.

Trump desdeñó el acuerdo pero ahora exige a Teherán que lo cumpla y ha ido aumentando la presión imponiendo nuevas sanciones, especialmente a las vitales exportaciones petrolera iraníes. Por su parte, Irán reclama al resto de firmantes sortear las sanciones estadounidenses, pero un año después de que Washington abandonara el pacto no han sido capaces de hacerlo por lo que la República Islámica anunció hace dos meses que iría saltándose los límites impuestos a su programa nuclear. En este caso, Alemania, Estado francés, Reino Unido y la UE sí han pedido a Irán que cumpla sus compromisos. Un emisario del Elíseo, Emmanuel Bonne, abordó el problema ayer en Teherán. Pero el ministro iraní de Exteriores, Mohamad Javad Zarif, le advirtió de que «ninguna negociación es posible bajo presión», y exhortó a los europeos a «resolver el problema» causado por EEUU.

Washington busca aliados para vigilar el Golfo

EEUU espera reclutar aliados durante las próximas dos semanas para crear una coalición militar con el fin de vigilar las aguas estratégicas en torno a Irán y Yemen, donde Washington culpa a Teherán y sus aliados de cometer ataques. Según el jefe del Estado Mayor conjunto estadounidense, general Joseph Dunford, EEUU proporcionaría buques de mando y lideraría los esfuerzos de vigilancia, mientras que sus aliados patrullarían las aguas próximas a los barcos estadounidenses y escoltarían a barcos comerciales con sus banderas. «Nos estamos implicando ahora con un cierto número de países para ver si podemos reunir una coalición que garantizaría la libertad de navegación tanto en el estrecho de Ormuz como en el de Bab al-Mandad», explicó Dunford.

Por su parte, el presidente iraní, Hassan Rohani, acusó a Gran Bretaña de crear inseguridad en los mares con la detención del superpetrolero iraní Grace 1 en Gibraltar. Los británicos «comprenderán las consecuencias más adelante», advirtió el presidente iraní, que la calificó como «un movimiento estúpido y erróneo» probablemente ordenado por EEUU y sus aliados. «Los británicos se apoderaron injustificadamente del petrolero en las aguas territoriales de España», señaló Rohani, criticando asimismo que Gran Bretaña «ocupa» Gibraltar.GARA

DIPLOMACIA


Irán reiteró que «no ha cerrado la puerta a la diplomacia» y que su objetivo es que los compromisos del acuerdo sean aplicados en su totalidad por las partes.