2019/07/11

Los más pequeños se suman a una fiesta que también es suya

El encierro txiki, el festival infantil de danzas, Kiki, Koko eta Moko o Gorgorito fueron solo algunos de los muchos espectáculos que disfrutaron los más txikis en el Día Infantil de los sanfermines. No obstante, las fiestas son para todos y todas y pueden disfrutar durante los nueve días de las iniciativas desarrolladas por el anterior Ayuntamiento del Cambio Birjolastu o Kirol Ari, o de los clásicos gigantes, torico de fuego y de agua o las barracas.

Ibai AZPARREN|iruñea
0711_eh_birjolastu

No todo es trasegar cerveza hasta la madrugada y aguantar, por lo menos hasta el mediodía, para volver a hacerlo. En sanfermines también hay vida por la mañana. Y los más pequeños lo saben de sobra. Por eso, deben tener tolerancia con los padres que sufren las consecuencias de la pasada noche o por las ganas de la futura. Para los niños y niñas, en cambio, solo hay un presente que se mira con ilusión. Y más teniendo en cuenta que ayer era el Día Infantil.

Por la mañana, la cantera de corredores demostró buenas maneras y una forma física envidiable del primero de los encierros txikis de los sanfermines. «Aquí te espero, ten cuidado». Estas fueron las últimas instrucciones que una madre dio a su pequeño, que, con el periódico en la mano, intentaba contener los nervios ante la que se avecinaba. Tras el preceptivo cántico, se lanzó el cohete y los chavales empezaron a correr como alma que lleva el diablo hacia el Ayuntamiento, mientras los veteranos pedían calma a la chavalería y que esperaran hasta que se vieran las astas de cartón-piedra.

Entre un gentío, los toros alcanzaron la plaza Consistorial, punto de retorno a los corrales. Con un encierro a la inversa, se prepara la siguiente tanda, que mantiene la misma parafernalia. Y así se sucedieron los cuatro encierros de ida y vuelta, mientras desde megafonía pedían a padres y madres que se mantuvieran en las aceras si no corrían con sus hijos, y a los corredores se les invitaba a hacerlo delante de las astas y a no tocar a los toros. Para los que no tuvieron la oportunidad de participar en este peculiar encierro, todavía queda una segunda oportunidad mañana.

Pero también se puede bailar, claro. Sobre la una del mediodía, los txikis pudieron disfrutar del festival infantil de danzas en la Plaza de la O, organizado por el movimiento popular de Iruñea. Al finalizar, quienes seguían bailando sin música de fondo «molestaban» a su vez a los jóvenes que preparaban la mesa para más de 120 comensales, que, en la comida popular de dantzaris y euskaldunes, degustaron ensalada mixta, chorizo a la sidra, paté, champiñones en salsa y carrilleras, entrecot, ajoarriero o seitán. También quisieron recordar que el día 14 hay otra comida, a la que todavía no se ha apuntado nadie, y que, aunque los turnos se van llenando, todavía falta gente.

Ya por la tarde, con la barriga llena y un sol que incrementa el sopor, los padres y madres llevaron a su prole a la fiesta ‘Kataputxispun’ de la Plaza de los Ajos, de la mano de los payasos Kiki, Koko eta Moko. «Con los payasos lo flipan, les puedes dejar ahí horas», dice Aitor, mientras sujeta con una mano la silleta de su hija y con la otra un vaso de cerveza.

Tanto es así que después del trío de payasos los niños y niñas acompañaron en sus aventuras a la marioneta Gorgorito.

Durante todas las fiestas

Pero un solo día infantil se queda corto, por lo que los más pequeños tienen la ocasión de «flipar» con los gigantes, las barracas o el torico de agua y de fuego, todo un clásico, o con las iniciativas desarrolladas por el anterior Ayuntamiento del Cambio: Birjolastu y Kirol Ari.

En pleno corazón de la Taconera, los más pequeños cuentan durante los sanfermines con una espacio muy especial. A través de una serie de áreas se fomenta el respeto al medio ambiente con actividades y elementos que les enseñan a reciclar y disfrutar jugando con lo que desechamos.

Kirol Ari, por su parte, demuestra que el deporte no está reñido con la fiesta y más cuando se trata de los más jóvenes. El Ayuntamiento y once federaciones deportivas se han unido para crear durante las fiestas un nuevo espacio multideporte en los fosos de la Media Luna.

ENCIERRO TXIKI


El encierro txiki dejó infinidad de sonrisas en los más pequeños y entre los mayores, que también disfrutaron de lo lindo viendo las buenas maneras de los corredores del futuro. Para los que no tuvieron la oportunidad de participar, les queda la cita de mañana, a las 11.30 horas, en la cuesta de Santo Domingo.

DANZA Y CALOR


Los txikis disfrutaron del festival infantil de danzas en la Plaza de la O, a la que acompañó una comida popular de dantzaris y euskaldunes. Eso sí, el tiempo no acompañó a los calurosos trajes, pues el sol hizo sudar hasta a los más pequeños.