2019/07/19

Kronika
 
¿NUEVA INVASIÓN BRITÁNICA?

Era la primera ocasión en la que la saxofonista Nubya García actuaba aquí. Pocas horas antes del concierto, mostraba en su cuenta de Twitter su descontento con la compañía aérea porque gran parte de su equipaje –incluidos los platos de la batería y parte del equipo necesario para el concierto de Gasteiz– fue extraviado.

Mark BARNÉS
0719_kul_nubya

A pesar del contratiempo de la pérdida de equipaje, y gracias al buen hacer de la organización del festival gasteiztarra, el concierto pudo celebrarse con total normalidad. Acompañada por el pianista y teclista Joe Armon-Jones, el contrabajista Daniel Casimir y el batería Sam Jones, la actuación arrancó a las seis de la tarde con una versión de “Contemplation”, de McCoy Tyner, para continuar con varias composiciones de cosecha propia grabadas en sus trabajos “Nubya’s 5ive” (Jazz re:freshed, 2017) y “When We Are” (Nyasha Records, 2018). Así, pudimos escuchar “Source”, “Hold”, “Pace” (pieza que por el momento permanece inédita) y “When We Are”, el tema que da título a su último trabajo discográfico.

García es una saxofonista de gran intensidad y lo cierto es que tiene una presencia arrolladora sobre el escenario. Por otro lado, sus fusiones con el reggae y el dub jamaicano suenan realmente contundentes, en gran parte gracias a la labor de un magnífico baterista y un sólido contrabajista, que resultó ser bastante más interesante como acompañante que como solista. Si a esto le añadimos el papel de un pianista de gran calidad técnica pero con cierta tendencia a la incontinencia, el resultado el satisfactorio pero no aplastante, que es como nos habían vendido este proyecto desde un principio.

De hecho, Nubya García tiene a toda la prensa inglesa de su parte. Y su nombre, junto al de otros artistas como Yussef Kamaal, Yazz Ahmed o Shabaka Hutchings, figura entre lo que han clasificado como una auténtica revolución en la escena del jazz. La revista Rolling Stone incluso habla de una “nueva invasión británica”. ¿Realmente es para tanto o los ingleses nos han vendido muy bien esta idea? El tiempo lo dirá. &hTab;