2019/08/06

La ONU vincula a empresas con el Ejército y los abusos contra los rohinyas
GARA|RANGÚN

La Misión de Investigación de la ONU para Myanmar señaló a decenas de compañías nacionales e internacionales vinculadas al Ejército birmano, al que acusa de genocidio contra los rohinyas, y pidió la imposición de sanciones. El presidente de la comisión, el indonesio Marzuki Darusman, y el experto Christopher Sidoti presentaron en Yakarta un informe en el que se señala a algunos de los proveedores de armamento y socios comerciales de las Fuerzas Armadas de Myanmar y reiteraron la necesidad de imponer sanciones selectivas a los cómplices del Ejército, así como un embargo armamentístico.

«Existe un vínculo indiscutible entre los negocios y las atrocidades cometidas, que implican al Tatmadaw (Ejército) y también al Gobierno civil», remarcó Darusman en una rueda de prensa.

La misión, que recibió su mandato de la ONU en 2017 para investigar violaciones de los derechos humanos cometidas por las Fuerzas Armadas de Myanmar, publicó un informe en agosto del año pasado en el que acusaba a los militares de perpetrar un genocidio contra los rohinyas.

En agosto de 2017, en respuesta a varios ataques contra puestos de la Policía por parte de guerrilleros del Ejército de Salvación Rohinya de Arakan (ARSA) en el estado de Arakan, el Ejército lanzó una brutal operación militar que provocó el desplazamiento a Bangladesh de más de 700.000 miembros de esta etnia.

La comisión recomendó a los empresarios extranjeros que inviertan en firmas que no estén vinculadas a los conglomerados empresariales del Ejército, Myanmar Economic Holdings Limited y Myanmar Economic Cooperation.