2019/08/13

El toque de queda impide celebrar la fiesta del Aid en Cachemira
GARA|SRINAGAR

La Cachemira ocupada por India no pudo celebrar ayer la festividad musulmana del Aid o «Fiesta del sacrificio», mientras sufría ya una semana incomunicada por el toque de queda impuesto por el Gobierno tras el anuncio de la abolición del estatus especial del enclave en disputa con Pakistán.

En Srinagar, capital de verano de Cachemira, «teniendo en cuenta la posibilidad de que terroristas, militantes y elementos agitadores intentaran perturbar el orden público y la paz, se impusieron restricciones razonables», informó Nueva Delhi.

Cachemira, vigilada por cerca de 25.000 policías y militares, sufre prohibiciones que impiden el libre desplazamiento, las reuniones públicas, el uso de teléfonos e internet y las manifestaciones.

El régimen de excepción fue impuesto poco antes de que el Gobierno indio presentase en el Parlamento una ley que deroga el estatus especial de Cachemira por el que la región tuvo cierto grado de autonomía constitucional durante 70 años.

Ni cordero ni cabras

Los vecinos de Srinagar, que tradicionalmente salen a las poblaciones del extrarradio a comprar corderos para el sacrificio estaban bloqueados por los controles policiales y militares indios.

Las comunidades nómadas cachemiríes que crían corderos y cabras todo el año para esta fiesta se quejaban de que nadie salía de casa para comprarles sus animales.

Uno de ellos lo tiene claro. «Cuando él (el presidente indio, Narendra Modi) levante el toque de queda, y de la misma manera que sacrificamos a las cabras para el Aid, sacrificaremos nuestras propias vidas por nuestra nación».