2019/09/12

La versión All Star de Rudy Gobert hunde a los Estados Unidos

La selección francesa se las verá con Argentina ensemifinales después de derrotar por 79-89 a losvigentes campeones. Aparte de Gobert, Fournier, Nitilikina y De Colo tumbaron a los de Popovich.

Arnaitz GORRITI
0912_kir_gobert

¡Cayó el Gran Satán! Desde aquel lejano 1 de setiembre de 2006 la selección masculina de baloncesto de los Estados Unidos permanecía sin perder un partido de competición oficial, hasta que ayer el combinado francés le hizo morder el polvo por 79-89 y lo apeó en los cuartos de final del Mundial. No fue el único factor, pero los 21 puntos y 16 rebotes de Rudy Gobert, con sendos providenciales tapones a Kemba Walker y Donovan Mitchell en los instantes finales, fueron el principal detonante de la victoria gala.

«No ha sido cuestión de un par de buenos jugadores, sino de que Francia ha exhibido un gran nivel en las dos canastas. El coach Collet y su equipo han hecho un trabajo excepcional. Es la mejor Francia que jamás haya visto», reconocía Gregg Popovich en la rueda de prensa posterior al partido. Y es que los Estados Unidos, aunque tuvieron un 74-67 a su favor en los inicios del último cuarto, se vieron superados por una Francia que, sin presión, jugó un gran baloncesto, con la salvedad de los últimos minutos del tercer período y el arranque del último.

La selección bleu dominó el rebote y movió bien el balón, al tiempo que no tuvo complejos en defender en individual a los estadounidenses. De hecho, con Gobert y Fournier descansando, Collet ensayó una zona que casi le costó el partido a su equipo. En cambio, y pese a la baja de Poirier por problemas físicos –aunque no lo parecía por cómo saltaba el exbaskonista en el banquillo–, Francia saltó a la yugular. Fournier, autor de 22 puntos, 13 de ellos en la primera mitad, fue junto con un tremebundo Gobert el faro en el que se guió, mientras que Estados Unidos replicaba de la mano de un tremendo Donovan Mitchell, autor de 29 tantos, aunque algo desasistido en el tramo final, con el corolario de los tiros libres que erraron Marcus Smart y Kemba Walker.

Temple en el tramo final

Tras llegar al descanso con 39-45, Francia se fue hasta la decena de diferencia, 41-51, tras un «tres más uno» de Batum. No obstante, ahí los de Collet tuvieron demasiado vértigo, y durante los descansos de Gobert y Fournier, perdieron el rebote y la referencia en ataque.

Cuando Estados Unidos se escapó 72-65 y 74-67 parecía que los de Popovich manejarían el resultado, pero apareció un gran Frank Ntilikina. El joven base de los Knicks, nacido en 1998, sumó siete de sus 11 puntos en el último cuarto, y ello valió para que Francia remontara. Además, en el parcial que fue del 74-67 y el 78-84, Smart y Walker erraron seis tiros libres, mientras que Gobert cerraba su partidazo con dos tapones ganadores.

Solo quedaba sellar el triunfo, y eso fue obra de Nando De Colo desde la línea de tiros libres. Ni pestañeó, y dejó a los Estados Unidos fuera de las medallas.

Australia trunca el sueño checo y facilita el billete olímpico a Francia y España

La República Checa ha sido una de las revelaciones del Mundobasket China 2019, pero no podrá pelear por las medallas tras caer ante Australia por 82-70. Con 24 puntos, 6 asistencias y 4 rebotes de Patty Mills, los boomers supieron sufrir ante un cuadro centroeuropeo que aguantó durante 25 minutos, pero que se cayó tras un parcial de 22-7 en el tercer cuarto. Con la victoria australiana, Francia y España garantizan su plaza olímpica al ser las dos mejores selecciones europeas del Mundial.

Australia se vio muy incómoda durante la primera mitad. Llegó por delante al descanso, 33-30, sobre todo por las limitaciones checas, con un Schilb muy tocado y jugadores como Balvin y Bohacik lejos de su mejor versión. Los de Ronen Ginzburg se agarraron a un Satoransky que se quedó más cerca que nunca del triple doble: 13 puntos, 13 asistencias y 9 rechaces. Sin embargo, a partir del empate a 41, los checos bajaron su rendimiento físico y ahí se escapó Australia de forma irremisible.

En esa escapada Bogut tuvo mucho que ver. El pívot de los Warriors hace tiempo que está tocado en lo físico, pero ayer volvió a dar otro clínic de juego al poste bajo, así para lanzar como para distribuir. Los checos siguieron peleando hasta el final, pero sin poder optar nunca al triunfo.

En las semifinales de mañana, Australia se las verá con los de Scariolo a las 10.00 –hora de Euskal Herria–, mientras que Argentina y Francia jugarán la otra semifinal a partir de las 14.00.A. G.