2019/09/12

Sánchez pide Iglesias que evite las elecciones tras rechazar una reunión

El presidente del Gobierno español en funciones, Pedro Sánchez, trató de trasladar la culpa de la posible repetición electoral a Pablo Iglesias al pedirle que no lleve al país a elecciones tras no aceptar la petición de reunión bilateral que le había formulado el líder de Podemos.

GARA|MADRID
0912_mun_espana

El presidente en funciones del Gobierno español, Pedro Sánchez, y el líder de Podemos, Pablo Iglesias pusieron de manifiesto sus diferencias para posibilitar un acuerdo que acabe en una investidura en setiembre, durante pleno del Congreso español dedicado a debatir sobre los consejos europeos del verano y también durante el primer pleno de control de la Legislatura. El líder de la formación morada apuntó que llamará al presidente saltándose el protocolo aunque ahora ya duda de que la propuesta que le hizo el líder del PSOE en julio, de formar un Gobierno de coalición, fuera «en serio».

«Estamos en setiembre, teniendo en cuenta que las elecciones fueron en abril, es llamativo que solo haya conseguido un apoyo, el del Partido Regionalista Cántabro», señaló Iglesias antes de reprochar a Sánchez que diga que la culpa de que haya repetición electoral «no es suya, sino de los demás por no darle apoyos».

Por ello, indicó que su impresión es que cuando Pedro Sánchez propuso el Gobierno de coalición «no lo decía en serio» y por eso le «descolocó» que el líder de Podemos se retirara de la petición de estar en el Gobierno. Así, Pablo Iglesias le espetó: «Hay algo más importante que la ideología y es su palabra».

Iglesias llamará a Sánchez

Iglesias exigió que ambas formaciones busquen «un punto intermedio» que no sea beneficioso para ninguno de los dos, con el objetivo de llegar a una coalición, y le anunció que, dado que Sánchez no le ha llamado desde julio, tendrá que descolgar el teléfono «saltando el protocolo» para concertar una cita entre ambos dirigentes. «Pongámonos a trabajar», llegó a decir, ofreciéndole desatascar la situación entre ambos.

«¿Sabe cuántas veces me ha llamado por teléfono desde la investidura fallida? Cero. Un mensaje felicitándome por mi paternidad, y se lo agradezco... ¿Pero usted cree que es serio que desde la investidura fallida no hayamos hablado por teléfono ni una sola vez?», reveló Iglesias, que añadió «Tendré que llamarle yo». Su intención es que el diálogo vuelva a julio, cuando Sánchez dijo que el único escollo para la coalición era que Iglesias estuviera en el Consejo de Ministros. El líder de Podemos le reiteró que sigue aceptando ese veto y pidió al presidente en funciones que se mantenga «fiel a su palabra» y siga ofreciendo el cogobierno.

Pero el dirigente del PSOE no aceptó la petición de un encuentro bilateral. «Si tienen alguna cuestión que plantear de negociación le pido que convoquen la mesa de negociación y expliquen si tienen algo más que la coalición que plantear al PSOE», zanjó. Además, Sánchez intentó meter presión a Iglesias asegurando que si no alcanzan un acuerdo el líder morado será el responsable de «llevar al país de nuevo a elecciones». «No dé una segunda oportunidad a la derecha», le pidió.

Por su parte, Iglesias apuntó que no entiende por qué lo que ha sido posible en varias comunidades autónomas (incluida Nafarroa), donde comparten gobierno, para el Estado no es válido. Y le apostilló que si quieren que los Presupuestos Generales del Estado no sigan siendo «los de Montoro» deben buscar un Gobierno estable, lo que se consigue con una coalición.

La oposición asume que habrá comicios

Las intervenciones del resto líderes de la oposición en el Congreso español fueron un indicativo de que las formaciones políticas asumen ya como un escenario difícilmente evitable la repetición electoral. El líder del PP, Pablo Casado vio claro que Sánchez inició hace meses su «pretendida, deseada pero oculta campaña electoral». También el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, dudó de que el líder del PSOE quiera evitar volver a las urnas en noviembre y subrayó que la responsabilidad máxima será suya por no ponerse de acuerdo «ni con sus socios» de Podemos. El PNV evitó el cruce de reproches en el pleno, pero su presidente, Andoni Ortuzar, desde Barcelona, repartió culpas: «Los cuarteles generales del PSOE y Podemos estén preparando elecciones» en lugar de «papeles para acordar». El diputado de Bildu Jon Iñarritu recriminó a Sánchez que ponga como ejemplo el reparto del poder en la UE, donde el acuerdo fue posible tras horas y horas de negociación, y no se encierre también horas y horas con Iglesias en busca de un acuerdo. GARA

OFERTA A RIVERA


Pedro Sánchez invitó al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, a que se sienten a negociar, –«A ver si un día podemos hablar usted y yo»– una oferta que el dirigente de la formación naranja aceptó pero solo si es para hablar de la aplicación del artículo 155 de la Constitución española en Catalunya.