2019/09/14

Amparo Lasheras
Periodista
Te recuerdo Chile...

Algunos libros son capaces de hablar años después de haber sido escritos. A pesar de sus páginas subrayadas y un poco gastadas, recuperan su condición de testigos y, con ella, las emociones de lo que no se ha podido olvidar. Su lectura se vuelve tan reivindicativa como un manifiesto de denuncia ante los descuidos de la memoria oficial. En estas tardías vacaciones, he tenido tiempo para releer los escritos de Neruda y el libro de Joan Jara, Un canto truncado, publicado 10 años después del golpe militar contra el Gobierno de Allende. La obra de Joan está dedicada a su compañero, el cantautor Víctor Jara, asesinado en el Estadio de Chile el 14 de setiembre de 1973, 3 días después de la muerte de Allende y 9 antes que Neruda. Durante décadas, el 11 de setiembre fue una fecha de respeto hacia el sueño que estos hombres compartieron con el pueblo trabajador chileno para construir un Chile socialista y soberano, alejado del imperialismo estadounidense. Ahora que el recuerdo casi ha desaparecido de la memoria mediática y el atentado a las Torres Gemelas acapara la importancia histórica, leer el último poema de Jara, los poéticos discursos de Neruda a favor de la Unidad Popular o repetir las últimas palabras de Allende, duele, sí, pero también alienta y enseña. «Mientras su valor pueda inspirarnos más valor... no morirán» (Pete Seeger).