2019/10/10

«Enfoque unificado» para la tasa a los gigantes digitales

La OCDE plantea un «enfoque unificado» para gravar a los gigantes digitales y salir del punto muerto en una disputa que ha generado tensiones entre Estados Unidos y algunos socios de la UE.

GARA|PARÍS

«Las normas actuales, que datan de la década de 1920, ya no son suficientes para garantizar una asignación equitativa de los derechos fiscales en un mundo cada vez más globalizado», constatan los autores de la propuesta de la OCDE, que sostiene que en la era digital la asignación de derechos fiscales «ya no puede circunscribirse exclusivamente en función de la presencia física».

Con su planteamiento, la OCDE pretende abordar los retos planteados por la digitalización de la economía y garantizar nuevos derechos impositivos a países donde los usuarios tienen acceso a modelos de negocio altamente digitalizados, señala el documento.

París aprobó este año su propia ley para imponer un impuesto a gigantes de internet como Google, Apple, Facebook o Amazon, lo que provocó la furia de EEUU. El Gobierno galo argumenta que los gigantes digitales deben pagar impuestos sobre sus ingresos acumulados en un país incluso si su sede física está en otro lugar.

Y en esa vía se inscribe la propuesta de la OCDE, designada, pese a las discrepancias, por las grandes economías del mundo, para elaborar sugerencias que sirvan de base para las negociaciones en el seno del G20.

La OCDE plantea que las multinacionales paguen parte de sus impuestos donde obtienen sus beneficios aunque no tengan presencia física.

El enfoque reúne elementos comunes de tres propuestas contrapuestas de los países miembros, indicó la OCDE, que describió su esfuerzo como un «enfoque unificado».

«Estamos haciendo verdaderos progresos para hacer frente a los retos fiscales derivados de la digitalización de la economía, y para seguir avanzando hacia una solución consensuada para revisar el sistema fiscal internacional basado en normas para 2020», declaró el Secretario General de la OCDE, Angel Gurría.

«Si no se llega a un acuerdo para 2020, aumentará considerablemente el riesgo de que los países actúen unilateralmente, con consecuencias negativas para una economía mundial ya de por sí frágil», advirtió.

Sus sugerencias se presentarán formalmente en una reunión de ministros de finanzas y gobernadores de bancos centrales del G20 en Washington los días 17 y 18 de octubre.