2019/11/08

La Sofía Coppola de la clase alta mexicana
M.I.

E n el festival de Málaga “Las niñas bien” (2018) se llevó los premios de Mejor Película Latinoamericana, Mejor Guion y Mejor Montaje. También resultó recompensada en el festival local de Morelia, y en los premios Ariel del cine mexicano obtuvo la estatuilla de Mejor Actriz para Ilse Salas. Tiene mucho mérito porque es tan solo el segundo largometraje de Alejandra Márquez Abella, después de llamar la atención con su ópera prima “Semana Santa” (2015). Para su nuevo trabajo autoral se ha basado en una novela de Guadalupe Loaeza que refleja la vida de las mujeres de clase alta en México, con sus miserias internas y traiciones personales. La acción se retrotrae a 1982, cuando la mala gestión del presidente José López Portillo provocó la ruina de algunas familias pudientes y el ascenso de otras. En ese clima entrecruzado de caída y auge, se dirime el enfrentamiento entre la protagonista Sofía de Garay (Ilse Salas) y Ana Paula (Paulina Gaitán), respectivamente representativas de los viejos clanes de hacendados y de los nuevos ricos. Alejandra Márquez Abella sobresale en las escenas corales como las de las fiestas con canciones de Julio Iglesias y regalos de coches de lujo Mercury.