2019/11/17

Preguntas, fondos y las llaves de las comisiones, ventajas de ser «Grupo»
Aritz INTXUSTA|MADRID
1117_eh_grupo

Los cinco diputados de EH Bildu cumplen todos los requisitos para alcanzar la categoría de ser considerado «Grupo Parlamentario». Ahora bien, las fuentes consultadas para este artículo prefieren matar al oso y luego vender la piel. La Mesa, que es quien decide, estará en manos de fuerzas que poco simpatizan con la coalición abertzale. Y los senderos legales españoles se suelen retorcer, avisan. Aún falta tiempo para saberlo. La constitución del nuevo Congreso no llegará hasta el 3 de diciembre.

El llamado a la prudencia viene después de lo ocurrido con Amaiur en 2011, cuando con 7 diputados se le negó la condición de grupo porque, por unas décimas, Sabino Cuadra no superó el 15% en Nafarroa. Esta vez no parece haber resquicio para oponerse. Cumplen el requisito de tener más de cinco miembros y superar el 15% en todos los territorios (Bel Pozueta alcanzó el 16,96% y el mayor peligro para perder la condición de grupo fue Bizkaia, con el 15,02%).

Tener grupo propio supone que no hay que pelear por los tiempos y las intervenciones dentro del batiburrillo del Grupo Mixto y una serie de ventajas económicas. En definitiva, otorga mayor incidencia y visibilidad. Además, la aritmética parece haber colocado a EH Bildu en el fiel de la balanza y la condición de grupo le brindará la oportunidad de explicar el sentido de su voto en cada ocasión.

Intervenciones y preguntas

Si EH Bildu se convierte en Grupo Parlamentario podrá intervenir en todos los puntos que tiene un Pleno en el Congreso. Solo si quiere, ya que, a día de hoy, la idea es seguir con una presencia «no normalizada» en la Cámara Baja. En cualquier caso, el grupo parlamentario independentista acabaría con el monopolio del PNV como «Grupo Vasco».

Más interesante incluso que la oportunidad de participar en todos los debates, es la capacidad de lanzar preguntas sobre cualquier materia al presidente o a los ministros en los plenos de control, que son semanales. Hasta ahora, EH Bildu ha tenido esta herramienta limitada a un puñado de preguntas anuales.

Iniciativa legislativa y favores

Los grupos, además, tienen iniciativa legislativa. Esto es, la posibilidad de proponer leyes para que se discutan. Obviamente, EH Bildu tendría complicado atar alianzas suficientes para sacar sus leyes y colgarse la medalla. No obstante, esta capacidad puede servir para poner encima de la mesa debates que le resulten incómodos al PSOE o promesas de las que hayan querido olvidar, como la derogación de la reforma del Código Penal o la Ley Mordaza.

Asimismo, las potestades de tramitación superiores a la de las formaciones que compartirán el Grupo Mixto se utilizan, en ocasiones, para echar una mano a otros partidos. Los últimos años, ERC ha estado firmando iniciativas de EH Bildu para que se les pudiera dar curso. Si la izquierda abertzale lograra este estatus, podría hacer lo propio con otras fuerzas afines del Mixto. La mano está tendida a dos formaciones con las que existe bastante sintonía, como son las CUP o el BNG.

También resulta muy importante la presencia en la Junta de Portavoces, que permitirá conocer de antemano qué temas se tratarán en el pleno. Y además, al funcionar la Junta con un voto ponderado, EH Bildu podría ser determinante en este foro.

Sobredosis de comisiones

Los grupos tienen derecho a un portavoz y un portavoz adjunto en todas la comisiones del Congreso y, de habitual, también se les suele conceder la Presidencia de alguna. Si bien, atendiendo a que el de EH Bildu sería el grupo más pequeño, le tocaría una de las de menor entidad. Y, habida cuenta de que el juego limpio y la tolerancia no son dos de las virtudes del Congreso español, está en duda que se les conceda.

Por otro lado, y aunque esto suponga renunciar a primas por cargo, la previsión es que EH Bildu no tome parte en todas las comisiones solo por tener derecho a ello, sino que cribarán para estar en las de mayor peso.

Una de las que más interés despierta es la comisión de Secretos Oficiales. Hace no tanto, se intentó bloquear la presencia en esa comisión a ERC. En realidad, entrar a esta comisión está bastante mitificado, dado que se reúne contadas veces. Interior, por ejemplo, da más juego.

Financiación de la actividad

Los grupos perciben un fijo de 29.026 euros mensuales y un variable de 1.670,17 euros por miembro. Es dinero que va al grupo, al margen del salario de los diputados (2,981,86 euros más pluses por cargos en comisión, dietas, etc.). Este fijo supone un monto importante si se divide entre cinco diputados (son 5,805 euros, frente a los 241,8 que resultan de la división del mismo fijo entre los diputados del PSOE). Esto suscita quejas, pues algunos medios apuntan que los de EH Bildu serán los diputados mejor pagados. Pero el fijo tiene su lógica, ya que los grupos, por pequeños que sean, han de asesorarse para votar con criterio en todas las materias que pasan por el Congreso.

37.376 euros al mes> EH Bildu, en caso de ser grupo, percibiría 37.376,89 euros al mes al margen del salario de los diputados. La subvención surge de la suma de un fijo de 29.026,04 euros y una prima por cada uno de los cinco diputados de 1.670,17 euros.