2019/11/30

Discrepancias en el movimiento de pensionistas ante la huelga del 30E

Un grupo de pensionistas de Hego Euskal Herria mostró ayer su sorpresa por la convocatoria de la huelga general del 30 de enero, «idea de una corriente que hay en el seno del movimiento, aunque hablasen en nombre de todas ellas». En una comparecencia ante los medios de comunicación que llevaron a cabo en Bilbo, justificaron su posición señalando que organizar una huelga corresponde a las trabajadoras y a los trabajadores en activo.

GARA|BILBO
1130_eko_pensiones

El grupo de pensionistas que ofreció ayer la rueda de prensa expresó su «sorpresa» y «preocupación» por la convocatoria de huelga general del 30 de enero por la Carta de los Derechos Sociales de Euskal Herria en coordinación con una parte del movimiento de pensionistas.

Estos integrantes de distintas asociaciones de pensionistas explicaron que recibieron el comunicado de la Carta de los Derechos Sociales con «sorpresa» y «preocupación», ya que, según indicaron, la convocatoria «ha sido idea de una corriente que hay en el seno del movimiento, aunque hablasen en nombre de todas ellas».

Tras recordar que la huelga se plantea como una «ofensiva» a favor de «un trabajo, unas pensiones y una vida dignas», incidieron en que ha sido convocada sin que hubiera consenso dentro del colectivo de pensionistas de Hego Euskal Herria.

Un portavoz de este grupo, Jon Gorrotxategi, dijo que «la falta de soluciones no ayuda a la estabilidad y genera conflicto», por lo que su objetivo es «recuperar la búsqueda del acuerdo y del consenso, algo que no se tenía que haber perdido».

«Nadie debería hablar en nombre de todo el movimiento cuando hay diferencias, porque eso significa faltar a la verdad, además de no respetar la pluralidad de ideas», añadió.

Además, entienden que la huelga «no es posible» porque se trata de un derecho que corresponde a las trabajadoras y los trabajadores en activo, un colectivo que, afirmaron, «no tiene los mismos problemas, reivindicaciones, ni formas de lucha y expresión que el nuestro, y que tampoco está en las mismas condiciones».

Al mismo tiempo, señalaron que todos los sindicatos merecen su «respeto», «sin juzgar sus métodos de lucha», y que se solidarizan con las demandas de la clase trabajadora y con las de toda la ciudadanía en contra de la desigualdad y la pobreza.

Tras lamentar la «confusión» generada por el comunicado de la huelga general, aseguraron que continuarán «movilizándose todos juntos», como ocurrirá en las concentraciones que tendrán lugar ante los parlamentos de Gasteiz e Iruñea los próximos días 12 y 16 de diciembre, respectivamente.

En Juntas de Bizkaia

Por otro lado, representantes del Movimiento de Pensionistas de Bizkaia comparecieron ayer ante la Comisión de Peticiones y Relaciones con la Ciudadanía de las Juntas Generales, donde reivindicaron un sistema público de pensiones «dignas, justas, suficientes, y su financiación». Al tiempo, rechazaron «el mantra» de que el sistema público de pensiones no es sostenible.

Su portavoz destacó la «pluralidad ideológica» de un colectivo que lleva desde el 15 de enero de 2018 concentrándose cada lunes en Bilbo y «en la mayoría de los pueblos de Bizkaia».

Ernai ere grebara, Euskal Herrian bizitzearen alde borroka eginez

Donostian egindako agerraldian, Ernaiko kideek urtarrilaren 30eko greba babesten dutela azaldu zuten atzo, langile eta herri sektoreen bizitzen prekarizazio prozesu orokorraren baitan gazteak ez baitira protagonista bakarrak.

«Unibertsitateko gradu bat eta bi master ikasi, lau hizkuntza menperatu eta ekintzaile izanda bizitza duina izango dugula? Ez dugu iruzur hori irensten», erran zuten. Izan ere, errealitate gordinarekin behin eta berriro talka egiten dute.

«Oparitu nahi diguten guztia gezur borobila da», baieztatu zuten. Ez dute «promesa eta ilusio faltsurik» nahi, baizik eta Euskal Herrian modu duinean ikasi, lan eta bizitzeko bermeak».GARA