2019/12/04

El paro desciende de forma irregular en Hego Euskal Herria

El dato negativo registrado en Nafarroa en noviembre, con 558 personas más en paro que el mes anterior, deja un poso agridulce en la estadística de evolución del desempleo en Hego Euskal Herria. En conjunto, la cifra del paro ha disminuido en un millar respecto a octubre y en más de 8.000 en términos anuales.

GARA|DONOSTIA

EXCLUSIÓN SOCIAL


LAB señaló que el paro se ha reducido «en gran medida a golpe de empleo de baja calidad», lo que «agrava las desigualdades entre la propia clase trabajadora». Y esa precarización «se ha convertido en un factor añadido de exclusión social».

El leve descenso registrado en las oficinas de empleo en noviembre en el sur del país (1.006 personas menos) coloca la tasa de paro en el 10,81% sobre la población activa tomando como referencia la EPA del tercer trimestre del año.

Si bien desde marzo no ha vuelto a superar el listón de las 150.000 personas, tampoco se observa una tendencia clara hacia el descenso de las 140.000, y ya son ocho meses anclados entre ambas cotas.

En esta ocasión, el peor comportamiento ha sido el de Nafarroa, el único herrialde donde ha subido el paro respecto al mes anterior (558 personas). Por eso, el tono de las reacciones institucionales fue muy distinto en Iruñea y Gasteiz.

La consejera de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno de Lakua, Beatriz Artolazabal, afirmó que noviembre ha sido «un buen mes» para la reducción del desempleo (-1.564 en la CAV) y llegó a decir que se observa una «positiva tendencia de recuperación del empleo, especialmente entre mujeres».

En su portal digital, el Gobierno navarro prefirió destacar en su principal titular que las afiliaciones a la Seguridad Social «aumentan en más de 7.600 personas, un 2,71%, en los últimos 12 meses», señalando a continuación que «el desempleo también se ha reducido en el último ejercicio» para finalmente asumir que ello se ha producido «aunque en noviembre ha crecido en 558 personas».

En el conjunto de Hego Euskal Herria, el número de personas con contrato formal en la Seguridad Social ha ascendido en más de 26.000 respecto a octubre, hasta 1.271.135, que son 28.000 más que hace un año.

Contratos precarios

Es, precisamente, en el capítulo de las contrataciones en el que más inciden los sindicatos al valorar este tipo de estadísticas.

ELA puso de relieve que «la contratación indefinida se reduce un 25% en relación al mes pasado». Y señaló que los contratos realizados en noviembre «siguen teniendo las mismas características que los meses anteriores: precarios y temporales». Siguiendo sus datos, el mes pasado se formalizaron 111.333 contratos –32.535 menos que en octubre–, de los cuales el 92,2% fueron temporales.

LAB, por su parte, advirtió de que «las formas de empleo precario siguen extendiéndose, a través de la parcialidad y los salarios bajos». Destacó también que el ligero descenso del paro «ha beneficiado sobre todo a las mujeres», pero sin olvidar que estas «continúan siendo mayoría (57%) entre el colectivo desempleado».

Añadió que la evolución del paro en los últimos meses «no impide comprobar que existe un grave problema de inserción laboral», puesto que «en el conjunto de los cuatro territorios cerca de 65.000 personas llevan más de un año actualizando su demanda de empleo sin éxito», lo que supone que «el 45% de las personas en paro son de larga duración, y su situación corre el riesgo de cronificarse».

UGT Euskadi lamentó que «se está consolidando la mala calidad en el empleo en el mercado laboral vasco». Según sus datos, en lo que llevamos de 2019 en la CAV se han realizado 932.856 contratos, casi el 92% temporales, lo que significa que, como media, se realizan más de 2.700 contratos al día.

Al mismo tiempo que realizaban estas valoraciones de los últimos datos, los sindicatos volvieron a pedir la derogación de las últimas reformas laborales aplicadas en el Estado español y la reversión de los recortes en las políticas sociales llevados a cabo vía presupuestos tanto por el Gobierno de Lakua como por el de Nafarroa.

LAB subrayó que las prestaciones por desempleo «cada vez resultan más inaccesibles, especialmente para quienes más lo necesitan», y que hay 95.000 personas que no reciben nada por este concepto.