2019/12/04

Lakua y EP alcanzan un principio de acuerdo sobre los presupuestos

La formación morada se compromete a no presentar una enmienda a la totalidad a las cuentas y a no respaldar las que puedan registrar EH Bildu y PP. Aún quedan cuestiones por abordar, entre ellas la subida de la RGI, pero tanto Elkarrekin Podemos como el Ejecutivo subrayan que se han dado «avances importantes» en la negociación.

GARA|GASTEIZ
1204_eh_aurrekontuak

Lander Martínez, portavoz de Elkarrekin Podemos, fue quien anunció el principio de acuerdo tras la reunión mantenida ayer en la sede del Ejecutivo autonómico con el consejero de Hacienda, Pedro Azpiazu, la tercera que ambas partes han mantenido en el marco de la negociación sobre las cuentas de la CAV del próximo año.

La formación morada emplazó a una rueda de prensa que ofrecerá hoy en el Parlamento para ofrecer más detalles sobre lo pactado con el Ejecutivo y su alcance, pero confirmó su compromiso de no enmendar a la totalidad el proyecto presupuestario del Gobierno de coalición de PNV y PSE.

Además, tampoco secundará las enmiendas a la totalidad que puedan presentar los otros dos grupos de la oposición, EH Bildu y PP, lo que garantiza que las cuentas no serán devueltas al Ejecutivo el próximo día 16, para cuando se ha fijado el debate de enmiendas a la totalidad.

El pleno para la votación final de las cuentas está previsto para el día 27 de este mes, en el que el apoyo o la abstención de Elkarrekin Podemos garantizaría, en caso de que el principio de acuerdo anunciado este martes se plasme en un pacto definitivo, la aprobación de los presupuestos para 2020. La abstención de dos parlamentarios de la oposición sería suficiente para la aprobación de las cuentas.

«Importantes avances»

El Departamento de Hacienda hizo una valoración «positiva» del principio de acuerdo, al que se ha llegado tras los «importantes avances» logrados en la negociación presupuestaria.

El portavoz de los morados subrayó que el grado de entendimiento logrado hasta ahora es una «buena base» para seguir trabajando en la búsqueda de un acuerdo definitivo, en el que quedan tareas «pendientes». Entre ellas están, por ejemplo, la protección social y la Renta de Garantía de Ingresos (RGI).

En las tres citas mantenidas hasta el momento, según detalló Martínez, han tratado sobre igualdad, cambio climático, educación pública y empleo, aspecto este último en el que había más diferencias, aunque se han podido «encauzar».

De fructificar, el principio de acuerdo permitiría a Iñigo Urkullu aprobar las cuentas, después de verse el año pasado obligado a retirarlas ante la falta de apoyos y a gobernar con prórroga presupuestaria.

Además, este entendimiento con Elkarrekin Podemos supone un cambio de socio para el Ejecutivo autonómico, ya que en los dos primeros años de la presente legislatura sacó adelante las cuentas tras pactar con el PP su abstención.

DOS ABSTENCIONES


La abstención de dos parlamentarios de la oposición le basta al Gobierno para sacar adelante las cuentas. El año pasado tuvo que retirarlas por falta de apoyo, mientras que en los dos primeros años de legislatura las aprobó gracias a la abstención del PP.