2020/01/13

El Ejecutivo galo opta por dividir

La retirada de la edad fija de jubilación a los 64 años del proyecto de reforma de las pensiones se interpretó como una cesión del Gobierno francés para frenar la presión de las movilizaciones. Sin embargo, en los movimientos posteriores ese gesto aparece como un intento de dividir a la oposición. La intersindical reunida el mismo sábado rechazó la propuesta del Gobierno, exigió la retira de la reforma y llamó a una nueva jornada de lucha el próximo jueves.

GARA|PARíS
0113_eg3_pensiones

El primer ministro francés, Edouard Philippe, remitió el pasado sábado una carta a los sindicatos en la que les informaba de que el Gobierno retiraba la edad fija de jubilación a los 64 años de la reforma de las pensiones. Un proyecto contra el que los sindicatos convocaron una huelga general indefinida que comenzó hace ya más de un mes, el pasado 5 de diciembre.

La propuesta fue inmediatamente saludada por el presidente de la República, Emmanuel Macron, que dijo que era un «compromiso constructivo y responsable». Desde el entorno del presidente se subrayó que Macron había pedido un compromiso rápido en su mensaje de fin de año y «diez días después, era una satisfacción haber podido alcanzar el compromiso deseado», dando por hecho que la cesión será suficiente para llegar a un acuerdo.

Esa misma idea fue formulada por la portavoz del Ejecutivo, Sibeth Ndiaye, que señaló en el canal BFMTV que «todos han hecho un esfuerzo, todos han progresado». «El Gobierno ha decidido eliminar la edad fija a los 64 años para 2027 y las organizaciones sindicales reformistas han acordado por su parte que no se disociará la reflexión sobre el equilibrio financiero del sistema, a corto, medio y largo plazo del establecimiento de un sistema universal. Y para nosotros es un avance que también se esperaba», explicó la portavoz gubernamental.

Desde la oposición, la ultraderechista Marine Le Pen denunció en declaraciones a BFMTV que ese cambio es una «manipulación» del Gobierno. «Ya dije que esta edad fija de jubilación estaba presente solo para ser retirada. Es una vieja y deshonesta técnica de negociación (…) para poder aprobar todo el resto de la reforma», explicó.

División sindical

La reacción sindical fue diferente. La Confederación Francesa Democrática del Trabajo (CFDT), celebró el anuncio de Philippe como un «logro» que pone de manifiesto la «voluntad de compromiso del Gobierno». También la Unión Nacional de Sindicatos Autónomos (UNSA) expresó su satisfacción por la retirada, «condición esencial antes de la celebración de la conferencia de financiación», en palabras de su secretario general, Laurent Escure.

En cambio, la principal impulsora de la huelga y las movilizaciones, la Confederación General de Trabajadores (CGT), manifestó que está «más decidida que nunca a lograr la retirada del texto». «El Gobierno acaba de confirmar a los sindicatos que mantiene su proyecto de ley», enfatizó.

En su comunicado, señaló que «el debate sobre la edad de jubilación no es más que humo para obtener el apoyo de algunos sindicatos» y, por ello, llamaba a «los trabajadores desempleados, jubilados y jóvenes a participar masivamente en huelgas y manifestaciones previstas para la próxima semana».

Para el sindicato Solidaire, que también denunció el cambio como una «maniobra», «el Gobierno pretende atar de pies y manos a los interlocutores sociales hasta abril», con la conferencia de financiación «que finalmente se mantiene» y es la que debe desarrollar la propuesta del Ejecutivo galo.

En este contexto de división sindical, la intersindical formado por cuatro sindicatos, incluidos la CGT y la FO, y tres organizaciones juveniles convocaron el sábado por la tarde a una nueva jornada de huelga y manifestaciones para el próximo 16 de enero, la sexta desde que comenzó la huelga general el pasado 5 de diciembre.

Conferencia sobre financiación

Con esta calculada cesión, el Gobierno pretende trasladar el marco del debate a la conferencia con los interlocutores sociales que el Ejecutivo quiere organizar para explorar nuevas fórmulas de financiación del sistema de pensiones y que culminará en abril.

MOVILIZACIONES


A pesar del anuncio del Gobierno, el sábado hubo más de un centenar y medio de movilizaciones por todo el país. Solo en París salieron a la calle más de 150.000 manifestantes y hubo, al menos, 19 personas detenidas.