Dabid LAZKANOITURBURU

Haftar desaira a Moscú al volver a Libia sin firmar el alto el fuego

Rusia ha visto cómo au patrocinado en Libia se resiste a perder la iniciativa y firmar el frágil alto el fuego, lo que ha provocado la ira de Turquía y ha reforzado a sus aliados del Gobierno de Trípoli. Haftar asegura que necesita tiempo para convencer a sus tribus aliadas.

gara-2020-01-14-Noticia

Tras pedir la víspera un día más, el mariscal Jalifa Haftar, hombre fuerte del este de Libia, abandonó Moscú sin firmar el acuerdo de alto el fuego aceptado por su rival, el jefe del Gobierno de la asediada Trípoli, Fayez al-Serraj.

En una de sus páginas de Facebook, las fuerzas pro-Haftar, que en abril del año pasado lanzaron una ofensiva contra la capital y que a principios de año se han hecho con el control de la ciudad de Sirte, han anunciado que están «preparados y determinados a lograr la victoria».

Las fuerzas del GNA, que el domingo, el primer día del alto el fuego, denunciaron ataques de artillería contra Trípoli, aseguran que el lunes mismo, mientras los dos bandos eran convocados a Moscú, detectaron «movimiento de tropas» de Haftar al sur de la capital.

El anfitrión ruso trató de justificar el desplante asegurando, en palabras del ministro de Exteriores, Serguei Lavrov, que Haftar «necesita dos días más para estudiar el documento y debatirlo con las tribus que le son aliadas».

Erdogan amenaza

Desairada por un general al que apoya con armas y mercenarios, Rusia insistió en que los dos jefes rivales «han accedido a mantener y prolongar el alto el cese de hostilidades». Lavrov aseguró que prosigue con los esfuerzos con Ankara para lograr un acuerdo formal.

El presidente turco, Recep Tayip Erdogan, advirtió a Haftar de que no dudará en «dar una lección» al antiguo mariscal gadafista si retoma su ofensiva contra las fuerzas de su patrocinada GNA y sus aliadas milicias del puerto otomano de Misrata.

El Ministerio de Exteriores del GNA aseguró en su página de Facebook que «Rusia nos ha informado que está presionando a Haftar para que firme».

El presidente del Consejo de Estado libio, Jaled al-Mechri, advirtió en televisión de que «si Haftar se niega a firmar, vamos a comenzar a atacar las posiciones que controla»

La frágil tregua está en vigor desde el domingo pero falta su formalización en un texto que apuesta por la «normalización de la vida cotidiana en Trípoli y en las otras ciudades» y el «acceso y la distribución segura» de la ayuda humanitaria.

Visiblemente molesto, el ministro de Exteriores ruso volvió a denunciar ayer la «aventura militar» de la OTAN que «destruyó el Estado libio», en referencia al decisivo apoyo aliado que derrocó, y linchó públicamente, a Muamar Gadafi.

Rusia espera apuntalar su posición geopolítica en el caos libio tras la incapacidad, o la negativa, de Occidente, de pacificar el país en los últimos nueve años. Y si Rusia espera un acceso al petróleo libio y a sus exportaciones de armas y de trigo, Ankara aspira a controlar desde Libia los yacimientos gaseros del Mediterráneo oriental.

Alemania aprovecha y convoca una conferencia internacional

La canciller alemana, Angela Merkel, convocó ayer a jefes de Estado y de gobierno a una conferencia internacional sobre Libia para este domingo en Berlín tras consultar con el secretario general de la ONU, António Guterres.

Las conversaciones en Moscú de las partes implicadas en el conflicto libio habían terminado sin resultados. Haftar abandonó la capital rusa sin firmar el acuerdo de alto el fuego propuesto por Rusia y Turquía. Serraj viajó a Ankara para realizar consultas.

Entre los asistentes a la conferencia de Berlín se encontrarán, de acuerdo al Gobierno alemán, EEUU, Rusia, Gran Bretaña, Francia, China, Emiratos Árabes Unidos, Turquía, la República del Congo, Italia, Egipto y Argelia.

En un principio no está claro si el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, viajará a Berlín. Sí se espera la llegada del mandatario ruso, Vladimir Putin, y su homólogo francés, Emmanuel Macron, entre otros. También estarán representados la ONU, la UE, la Unión Africana y la Liga Árabe. El primer ministro libio y el general Haftar también están invitados a la conferencia.

Desde setiembre de 2019 Alemania ha acogido un proceso de consulta sobre el conflicto libio, que acompañará el trabajo de Guterres y del enviado especial de la ONU para Libia, Ghassan Salamé.

El objetivo de las consultas es apoyar los esfuerzos de Naciones Unidas por una Libia soberana y por el proceso de reconciliación interna.GARA