2020/01/15

Maduro pide que se invite a la ONU y a la UE a supervisar las legislativas de este año

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, pidió que se invite a la ONU, la Unión Africana u la UE a supervisar las legislativas previstas para este año, a la vez que excluyó a la OEA y su secretario general.

GARA|CARACAS
0115_mun_venezuela

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, pidió ayer al Consejo Nacional Electoral (CNE) que invite a la UE y a la ONU para que observen las elecciones legislativas previstas para este año, aunque aún sin fecha.

«Que se invite ampliamente a la Unión Europea, a la secretaria general de la ONU, a la Unión Africana y a todas las organizaciones (...) para que vengan a ver cómo el pueblo de Venezuela, un pueblo libre, elige su nueva Asamblea Nacional», solicitó durante el discurso de presentación de su balance de 2019.

En la lista de eventuales invitados, el mandatario mencionó a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac), que agrupa a toda América con excepción de EEUU y Canadá, pero descartó enfáticamente a la OEA y a su secretario general, Luis Almagro. «Lo que no entrará en este país es Luis Almagro; bandido y basura de la historia. Ni la OEA ni Luis Almagro entran en este país mas nunca», subrayó Maduro.

Sanciones a Parra

Por otra parte, el Gobierno de Venezuela repudió las sanciones económicas impuestas por EEUU contra Luis Parra, elegido como presidente del Parlamento. El Departamento del Tesoro estadounidense sancionó a Parra y a otros seis venezolanos a los que acusan de liderar «un intento fallido de tomar ilegítimamente el control del Legislativo venezolano y por tratar de evitar la reelección del líder opositor Juan Guaidó como presidente de este órgano». La Cancillería venezolana rechazó estas «medidas arbitrarias en contra del presidente de la Asamblea Nacional, Luis Parra», con las que «el Gobierno de Donald Trump pretende ocultar su manifiesto fracaso en su intento por imponer un cambio de gobierno por la fuerza» en Venezuela.

PETRO


Maduro, ordenó a la estatal PDVSA que venda 4,5 millones de barriles de petróleo de su reserva en la criptomoneda petro iniciando la oferta regular en petro de 50.000 barriles diarios «como mecanismo de exploración hasta llegar a la meta de vender toda la producción petrolera en petro».