2020/01/15

Oportunidad para devolver la eliminación de 2003

El Recreativo, rival ahora en los dieciseisavos coperos, privó ese año a los rojillos de disputar la final.

Natxo MATXIN
0115_kir_osasuna

Hay cuentas deportivas pendientes. Cuando el caprichoso bombo eligió ayer al Recreativo de Huelva como rival rojillo en los dieciseisavos coperos, a buen seguro que a muchos aficionados osasunistas les vino a su memoria la infausta semifinal de la 2002-2003, en la que el conjunto andaluz apeó a los navarros de disputar su primera final del torneo del K.O., algo que, sin embargo, lograrían dos temporadas más tarde.

En aquella eliminatoria, los entonces dirigidos por un Javier Aguirre que comenzaba a despuntar en los banquillos cayeron con rotundidad en la ida (2-0), tras tener que jugar casi toda la segunda parte con uno menos –expulsión de Gorka Brit– y encajando la segunda diana en el minuto 91.

Era un marcador complicado de remontar, pero plantilla e hinchada se conjuraron para la vuelta con un Sadar hasta los topes que llevó en volandas a los suyos durante la primera parte para enjugar la diferencia con goles de Aloisi y Moha.

El milagro, sin embargo, se derrumbó tras el descanso, pues en apenas tres minutos del inicio de la segunda parte, el Recre igualó la contienda y frustró una oportunidad que en aquel momento se vio cómo difícil de que volviera a repetirse.

Diecisiete años después, las cosas han variado notablemente. Osasuna se medirá a un adversario que ahora mismo milita en Segunda B, ubicado en la zona templada del grupo IV después de que en el ejercicio anterior disputase el play-off de ascenso a Segunda, eliminado por un gol del Mirandés en el tiempo de descuento.

Y un club con una histórica trayectoria –no en vano es el decano del fútbol estatal–, que últimamente a nivel institucional las ha visto de todos los colores, pero que mantiene una buena relación con la entidad rojilla, como lo demuestra el hecho de que los de Jagoba Arrasate fuesen los últimos invitados a la disputa del Trofeo Colombino.

Ese partido es la última vez que se han enfrentado ambos contendientes, en el que los navarros consiguieron hacerse con el título gracias a un tanto de falta directa de Adrián en el minuto 80, un resultado que no puede ocultar el hecho de que los anfitriones pusieron en serios apuros a sus invitados, especialmente durante la segunda parte de dicho duelo.

Ahora volverán a verse las caras la próxima semana, exactamente el martes día 21 a las 19.00 (será retransmitido en DAZN). Y también será un partido especial para alguno de sus protagonistas. Es el caso del onubense Juan Villar, que regresará de nuevo a su ciudad de origen, y el guardameta Nauzet, con pasado rojillo y ahora en las filas del Recre, quien detuvo una de las penas máximas con las que los andaluces se clasificaron en la anterior ronda frente al Fuenlabrada.

Barja, al borde del alta médica

Magníficas noticias las que se desprenden de la sesión matinal que se llevó a cabo ayer en Tajonar, al comprobar cómo Kike Barja ya disputa los partidillos de entrenamiento con el resto de sus compañeros, lo que puede ser la antesala de su alta médica, después de que a mediados de julio pasado se rompiese el ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda.

El regreso del de Noain, al que todavía le restaría cierto tiempo para coger el punto físico y de forma necesario para competir en igualdad de condiciones con el resto de la plantilla, sería visto con muy buenos ojos por el técnico, Jagoba Arrasate, habida cuenta de la escasez de extremos y futbolistas de desborde de que dispone ahora mismo en el vestuario.

Asimismo, el club sigue trabajando en este mercado invernal para reforzar la delantera rojilla tras la salida de Brandon en dirección al Girona y cruzando los dedos para que no suceda –sería si otro equipo paga la cláusula de 25 millones– con Chimy Ávila. El nombre que suena con más fuerza para fortalecer el ataque es el de Enric Gallego, que no cuenta para Bordalás en el Getafe.

Braulio: «Al Recreativo no le corresponde jugar en Segunda B»

Osasuna jugará esta nueva eliminatoria copera ante un Segunda B, pero esa es una categoría «que no le corresponde a un equipo como el Recreativo», señaló el director deportivo rojillo, Braulio Vázquez.

«Ni por historia, ni porque está diseñado para volver al fútbol profesional, con jugadores como Chuli, Morcillo o Nauzet, entre otros. Será un duelo muy bonito y complicado, en un estadio precioso y ante una afición increíble», valoró.

N.M.

BUENA SINTONÍA


Será una eliminatoria entre dos entidades que gozan de buena sintonía mutua, ya que Osasuna fue el equipo invitado a la última edición del Trofeo Colombino, que se adjudicó gracias a un gol de falta en el minuto 80, obra de Adrián.