Aritz INTXUSTA
IRUÑEA

La ampliación de la Guardia Civil es unilateral y sin notificación previa

El consejero del Interior, Javier Remírez, reconoció ayer que no se ha recibido «comunicación oficial» de que se vayan a incorporar 200 nuevos guardias civiles a Nafarroa. La cifra no se corresponde con el análisis de necesidad que realizó el último Plan Director, sino que es muy superior. No se ha celebrado aún la Junta de Seguridad pertinente para abordar este cambio unilateral y en cómo afectará a la previsible ampliación de Policía Foral para asumir Tráfico.

gara-2020-02-12-Noticia

El último Plan Director de Policías de Nafarroa pintaba varios escenarios. Estudiaba qué medidas tomar a futuro en el caso de que siguiera vigente un modelo de competencias compartidas como el actual de Tráfico (cuya tarea está encomendada tanto a Policía Foral como a Guardia Civil) o un modelo «exclusivo» donde los forales ejerzan la competencia en solitario.

En el caso de Tráfico, el Plan Director concretaba que con 103 policías forales bastarían para suplir los algo más de 200 guardias civiles adscritos a Tráfico. El ahorro de plazas se cifraba en un 46% y se justificaba en base a la unidad de mando y la eliminación de «duplicidades».

Pero no es la competencia de carreteras la única que Policía Foral podría llevar en exclusividad. El Amejoramiento da pie a otras competencias como la de Medio Ambiente y, también, la de Seguridad Ciudadana. Y este último es, precisamente, el área al que se adscribirán, según el delegado del Gobierno, los 200 nuevos agentes de Guardia Civil que llegarían este mismo mes.

Remírez se escudó ayer en la ausencia de comunicación oficial por parte del Ministerio y en que no se ha celebrado la Junta de Seguridad para excusar no disponer de algunos de los datos. Por de pronto, se limita al análisis ligero de que cuantos más agentes hay se produce más seguridad y se garantiza mejor el ejercicio de derechos civiles. El portavoz del Gobierno entiende que hay margen para que se amplíe la dotación de la Guardia Civil, dado que durante los mandatos del PP el número de efectivos desplegados se redujo.

Sin embargo, el Plan Director también hacía un cálculo de necesidad sobre cuántos agentes más harían falta para que la Policía Foral ejerciera en exclusiva las competencias de Seguridad Ciudadana. Y la cifra que marcó el estudio es que serían 180 agentes. Esto significa que, ampliando el cuerpo de Policía Foral en 180 plazas más, los guardias civiles adscritos a Seguridad Ciudadana también se harían innecesarios. De ahí que el anuncio de la llegada de 200 guardias civiles más resulte terriblemente llamativo.

Remírez afirmó que todo se concretará cuando se celebre esa Junta de Seguridad y se tenga la comunicación. No supo adelantar, por tanto, en qué manera afectará el desembarco de guardias en futuras oposiciones de Policía Foral.

Si Policía Foral no reduce efectivos en Seguridad Ciudadana a causa de estos agentes, se hace preciso ampliar su plantilla en 103 agentes para asumir Tráfico. En este punto, la ley prevé la activación de una «pasarela» que permitiría a los guardias adscritos a Tráfico pasar a formar parte de la Policía Foral (si lo desean) sin tener que pasar por una oposición. Preguntado sobre si la pasarela sigue teniendo sentido después de este anunciado aumento de efectivos, Remírez reiteró que sí, que habrá pasarela pues figura en la ley.