2020/02/26

El PNV frustra un consenso por las pensiones entre PSOE, UP y EH Bildu

La proposición planteada ayer por EH Bildu en el Pleno del Congreso en favor de pensiones mínimas de 1.080 euros generó una respuesta del PNV extravagante por lo furibunda. Pero lo más significativo ocurrió después, porque desde el PSOE a EH Bildu, pasando por Podemos, pactaron una fórmula intermedia pero el PNV bloqueó su votación.

Ramón SOLA|donostia
0226_eg_pensiones

La negativa del PNV frustró ayer en el Pleno del Congreso un acuerdo en favor de pensiones dignas que había unido a PSOE, Unidas Podemos y EH Bildu. Ocurrió tras el debate de la proposición inicial del grupo independentista de izquierdas que llevaba a la Cámara estatal la reivindicación de los 1.080 euros, aunque destacando también como un paso positivo el 0,9% de subida aprobado por el Gobierno español.

La propuesta defendida por Iñaki Ruiz de Pinedo desató una crispada respuesta del PNV, que contrastó con la acogida general del resto de la mayoría progresista, con matices de diferencia puntuales pero respetuosa. Sin embargo, lo realmente relevante se produjo después. PSOE, Unidas Podemos y PNV habían planteado una enmienda conjunta alternativa, que EH Bildu se mostró dispuesto a contrastar. Y las conversaciones de pasillos terminaron con acuerdo, pero fue entonces cuando el PNV se echó atrás negándose a firmar la enmienda transaccional. Con ello técnicamente impidió que se votara (al haber puesto ya su firma en el texto se requería su luz verde) y frustró un acuerdo que se derivaba de la iniciativa inicial de la fuerza independentista de izquierdas.

La entente alcanzada entre los dos grupos que sustentan el Gobierno de Sánchez y EH Bildu planteaba medidas para hacer efectiva la subida de las pensiones mínimas y no contributivas acorde a los criterios de la Carta Social Europea (de lo que implícitamente se extrae la cifra de referencia de los 1.080 euros). Abogaba además por revertir las consecuencias de las reformas del PP e incluía el compromiso del Ejecutivo español con la transferencia del régimen económico de la Seguridad Social a las instituciones vascas. Dicho de otro modo, recogía los tres puntos planteados por Ruiz de Pinedo aunque con una formulación algo más inconcreta.

Duras acusaciones de Esteban

El debate anterior a este proceso de acuerdo frustrado había estado marcado por la dura actitud del PNV. La propuesta ha sido defendida en la tribuna por Iñaki Ruiz de Pinedo destacando de entrada que «si habría que resumir esta iniciativa en una sola palabra, sería dignidad».

El diputado alavés recordó los dos años de lucha de los pensionistas vascos «para el presente y para el futuro», y si bien admitió que «algunas exigencias ya están siendo recogidas» por el Gobierno PSOE-UP, reivindicó ir más allá cumpliendo lo que establece la Carta Social Europea.

Por parte del PSOE, María Mercé Perea defendió que con el incremento del 0,9% aprobado recientemente por el Consejo de Ministros «hoy ya está garantizado el IPC real y ahora nos queda el diálogo en el Pacto de Toledo». Ruiz de Pinedo incidió en que precisamente lo mejor de cara a esas reuniones sería que el Congreso marcase una posición mayoritaria rotunda.

Argumentó Perea que «también es importante la sostenibilidad económica» y reprochó a Ruiz de Pinedo una cuestión de puro relato: «Su exposición ignora que nuestro sistema de pensiones ha sido redistributivo estos 40 años».

El tono respetuoso de la diputada del PSOE ante el diputado independentista contrastó con la agresividad de Aitor Esteban. Para el portavoz jelkide, hablar de pensiones en el Congreso en estos términos «obstaculiza un debate que ya estaba encauzado», en su opinión tanto por la posición del Gobierno Sánchez como por los acuerdos sobre transferencias presentados la pasada semana en Gasteiz.

«He visto actuaciones torpes en esta Cámara, y esta es sin duda una de ellas», concluyó Esteban tras acusar a EH Bildu de «inconsciencia», «imprudencia» y «electoralismo». Dijo el portavoz jeltzale que para avanzar hacia las pensiones «hace falta discreción y no sacar la banderola». Y lo remató acusando al independentismo de izquierdas de «manipular al movimiento de pensionistas. No solo ustedes los representan».

ERC, Compromís o la CUP se mostraron a favor de la proposición. Y al final del debate, EH Bildu abrió la puerta a buscar alguna fórmula de acuerdo transaccional, algo que a tenor de los hechos posteriores en pasillos no preveía el PNV.

Cs: «˛EH Bildu y vida digna?»

Las derechas optaron mayoritariamente por descalificar al proponente. Como ejemplo, para María Muñoz Vidal (Ciudadanos): «Es deleznable ver a un representante de Bildu hablar aquí de vida digna».

Santiago Abascal (Vox) vio en la propuesta «una factura más por la investidura» y remarcó que «el PSOE ha sido mucho más blando con ella que el PNV». Sergio Sayas, desde Navarra Suma, se dirigió por igual a PNV y EH Bildu: «Dejen a Navarra de lado; ni tiene elecciones ni es parte del País Vasco».

«INEXPLICABLE»


EH Bildu tildó de «inexplicable» la actitud «obstruccionista» del PNV ante lo que suponía «un acuerdo transversal e inédito». Y reiteró su «compromiso de llevar a las instituciones las demandas de los pensionistas y anteponer los intereses de país para hacer efectivas reivindicaciones ciudadanas».