2020/05/21

La AN mueve ficha en la huelga de Ruiz, que se abre a recibir suero

Patxi Ruiz, preso de Iruñea, cumplió ayer diez días en huelga de hambre y de sed en la cárcel de Murcia-II para denunciar las amenazas de funcionarios. Su situación ha provocado la intervención de la Audiencia Nacional, que ha pedido a la prisión un informe sobre el estado de salud del prisionero y su situación en general. Según explica su abogada, Ruiz se abrió a recibir suero si la AN lo establece en un auto y controla su hospitalización, y no la cárcel.

GARA|donostia
0521_eh_patxiruiz

La Audiencia Nacional española ha movido ficha ante la huelga de hambre y sed del preso de la Txantrea Patxi Ruiz, que ayer cumplió diez días y que inició para denunciar las amenazas que recibió por parte de una funcionaria y la dirección de la cárcel por participar en una protesta contra las condiciones sanitarias en la prisión, según trasladó el preso a sus allegados.

El Juzgado Central de Vigilancia Penitenciaria de la AN ha solicitado a la prisión de Murcia-II un informe completo no solo sobre su estado de salud por la protesta sino sobre su situación en la prisión, una intervención que puede avanzar nuevos pasos, según explicó su abogada ayer a “Argia”.

La abogada espera que el siguiente paso sea un auto judicial que ordene el traslado al hospital de la prisión y el suministro de suero al preso vasco, ya en una situación que puede resultar fatal.

Según explicó Ainhoa Mejías Díaz, «Patxi ha dicho que lo aceptaría si la Audiencia Nacional lo ordena en un auto, obligando a hospitalizarle y ponerle suero. Pero no se fía de lo que puedan meterle en la prisión».

Según comunicó el Movimiento por la Amnistía y contra la Represión en su parte diario, el preso de Iruñea se encuentra muy débil. Pesa 60 kilos.

Una enfermera le hizo ayer un electrocardiograma y, después de varios días sin ser visitado por un médico de confianza, el preso comunicó a su abogada a que finalmente otro médico diferente pasó a verle y que recibió un buen trato.

Para denunciar la situación de Ruiz, varios presos siguen rechazando la bandeja de comida en las cárceles de Sevilla-II, Córdoba y Castelló-I. Además, continúan los ayunos y huelgas de hambre rotatorias en Deustu, Ezkerraldea, Gasteiz, Ondarroa, Etxarri, Altsasu, Laudio, Maeztu y Zalduondo.

El Movimiento por la Amnistía y contra la Represión señaló que Adolfo Pérez Esquivel, ganador del premio Nobel de la Paz, ha suscrito el manifiesto a favor de Ruiz, que también ha recibido el apoyo de presos del IRPS irlandés.

En este contexto, EH Bildu ya anunció el lunes que realizará gestiones para poder visitar a Ruiz en la prisión de Murcia-II, en concreto mediante la diputada Bel Pozueta, con el objetivo «conocer de primera mano su situación, escuchar sus peticiones, y transmitirle nuestra preocupación por su estado, así como los avances que se puedan producir para una solución».

A juicio de EH Bildu, la situación de excepción a la que se somete a los presos vascos está en el origen del problema. También Sortu culpó a la política penitenciaria de excepción y al alejamiento de la situación de Ruiz.

Tras conocerse estos posicionamientos, Amnistiaren Aldeko eta Errepresioaren Aurkako Mugimendua estimó que «por encima de todo, hay que respetar la voluntad de Patxi, que ha dejado claro que las actitudes de EH Bildu y Sortu no tienen su beneplácito» y añadió que «si Patxi tiene una mínima esperanza de seguir vivo, está en la presión popular que EH Bildu y Sortu están intentando parar».

Sabotaje en casa de Mendia

En este contexto, pintura roja y octavillas a favor de Ruiz fueron arrojadas en el portal de la vivienda de Idoia Mendia, líder del PSE, el martes noche. Todos los partidos rechazaron esta acción. En los últimos días se han registrado pintadas en sedes de varios partidos políticos.

DENUNCIA DE UPN


El presidente de UPN, Javier Esparza presentó ayer una denuncia contra las movilizaciones a favor de Ruiz, al considerar que pueden constituir un delito de «enaltecimiento del terrorismo y humillación de las víctimas».