Raimundo FITERO
DE REOJO

Un cruce sin semáforo