2013/11/12

«Necesitamos un empujón para salir del bloqueo»

Miguel Merino regresó a los banquillos hace un mes para sustituir a Iñaki Sádaba al frente de la Peña Sport. El relevo no ha servido, de momento, para alterar una trayectoria que mantiene al equipo en descenso.

Amaia U. LASAGABASTER
P032_f01

Miguel Merino va a acabar convirtiéndose en un sufridor profesional. Sufrió el año pasado con Osasuna Promesas, al que un inicio de temporada demoledor dejó sin margen de maniobra. Y sufre de momento con la Peña Sport, cuyas riendas cogía hace poco más de un mes, pero cuya trayectoria no ha podido alterar todavía.

«Así ha tocado, son rachas que pasan -reflexiona Merino-. Tuve una época muy bonita en Tajonar antes del último año, disfrutando con gente que subió al primer equipo, con alguna permanencia bastante holgada... Ahora estamos en una época peor pero de todo se aprende y, de hecho, quizá sean estas épocas las que más nos enseñen y mayor rendimiento nos exijan». Quizá por eso, no se lo pensó demasiado cuando, apenas transcurridas ocho jornadas, le llamó la Peña Sport. «Me animó sobre todo el hecho de seguir entrenando -confiesa-, pero también que fuera una categoría que ya conocía, entendía que podía aportar algo, la cercanía con Pamplona... Además el club siempre había tenido un trato muy correcto, conozco a mucha gente de la plantilla...». Mes y medio después, no se arrepiente de la decisión. «He tenido un recibimiento extraordinario. Y creo que no me he equivocado con la elección, pese a que la situación sea la que es».

Renovación forzosa

Situación en la que, claramente, el dinero ha tenido mucho que ver. Con una economía ya ajustada, el club navarro ha tenido que apretarse aún más el cinturón esta temporada, lo que ha derivado en «un cambio en la plantilla. Se ha ido gente como Eneko Romo, Rodellar, Yoel... Eran gente importante, que conocían la categoría y que daban puntos al equipo. La situación obliga a cambiar los planes y se hace una plantilla con gente más joven, gente de Tercera con futuro...». Una circunstancia que, per se, no es negativa «porque los futbolistas jóvenes, la experiencia que les falta por esa juventud, la suplen con ilusión y ganas», pero que en momentos complicados como el actual se puede acusar. «Hace falta un periodo de adaptación a la categoría, en nuestro caso ahora también a un nuevo entrenador, pero cuanta menos experiencia, más le suele costar al jugador relativizarlo y ese pequeño calvario se hace más duro».

De hecho, a estas alturas es, fundamentalmente, un problema psicológico porque sobre el verde, Merino percibe detalles más que suficientes para alimentar el optimismo, «aunque los resultados no lo sean. Este mismo domingo en Madrid, perdimos 4-0, pero el rival tuvo exactamente cinco ocasiones y nos metió cuatro goles. Nosotros tuvimos las mismas o alguna más y no pudimos marcar. Con esto no quiero decir que el equipo no tenga que mejorar a nivel futbolístico, porque tenemos que lograr un mayor equilibrio en el campo, y mejorar en el plano ofensivo, metiendo las que tengamos, y en el defensivo, dando menos opciones al rival, o aunque sean las mismas, pero que sean menos claras. Pero el principal problema ahora mismo no es ese», admite el entrenador madrileño, convencido de que lo que necesita su equipo es ver premiada alguna de sus buenas actuaciones, marcando un punto de inflexión sobre el que voltear la trayectoria. «Nos falta la victoria -subraya-. Porque ha habido actuaciones como las de los partidos contra Conquense, Huesca, Real, Laudio, incluso Sestao..., que podían haberse refrendado con resultados mejores, incluyendo la victoria. El equipo sigue compitiendo bien, pero al final son los resultados los que te dan ese agarradero al que asirte para seguir confiando en lo que haces. A veces el buen juego y la buena actitud no son suficientes para resistir esta situación psicológicamente: lo que necesitamos es un empujón, una victoria, para salir del bloqueo».

Y que no tarde demasiado porque, como comprobó el propio Merino el año pasado, una desventaja demasiado amplia hace inútil la mejor de las reacciones. El técnico, con todo, cree que todavía hay tiempo y prefiere quedarse con otra lección de esa experiencia en Tajonar. «Estuvimos doce jornadas sin ganar pero una vez que lo hicimos, las cosas fueron mucho más fáciles. Nos falta eso y creo que no hay que perder la ilusión porque realmente creo que no estamos tan lejos de la reacción que necesitamos».

Goleadores. Dos penaltis transformados frente al Laudio permiten a Jito (River) colocarse al frente de la tabla de realizadores con diez goles. Ocho tiene Héctor Figueroa (Las Palmas) y con siete les persiguen Jon Orbegozo (Barakaldo), primer vasco de la lista, y Rubén Mesa (Atlético), que escala posiciones tras su hat-trick frente a la Peña Sport.

Amistoso. El Laudio empató a dos en el amistoso que le enfrentó a la selección amateur de la Federación Vasca, que prepara la IX Copa de las Regiones UEFA. Muniozguren y Kepa del Olmo marcaron para los alaveses y Goti y Marti para el combinado tricolor.

Cachorros. Kepa Arrizabalaga (Bilbao Athletic) se encuentra ya con la selección española sub21, con la que disputará sendos encuentros de clasificación para el próximo Europeo frente a Bosnia Herzegovina y Albania. Su compañero Guillermo, debutó de manera oficial el pasado sábado con el primer equipo.

El Tudelano también se condena a sufrir

Triple presencia euskaldun en puestos de descenso. Peña Sport, Laudio y, el último en llegar, Tudelano, acompañan a Sariñena como consecuencia de sus pésimas rachas.

Ninguna iguala la de los aragoneses, como es lógico, teniendo en cuenta que ha sido incapaz de ganar todavía en estas trece jornadas. Lo hizo en la tercera la Peña Sport, cuando se impuso al Amorebieta (1-0), pero desde entonces han transcurrido diez jornadas en las que los navarros han encadenado dos empates y ocho derrotas, en una trayectoria que, lamentablemente, no se ha visto afectada por el cambio en el banquillo.

Un relevo que, de momento, se descarta en Tutera, pese a que Juan Carlos Beltrán se está viendo muy cuestionado después de que el Tudelano haya enlazado ocho partidos sin ganar, en los que solo ha sumado cinco puntos.

Las rachas opuestas se encuentran también en el extremo opuesto de la clasificación. Tras la primera derrota de la temporada para el Barakaldo, la mejor es la del Las Palmas, que no pierde desde que cayera en Las Llanas hace diez jornadas. Le siguen Amorebieta y Sanse, invictos en las últimas cinco jornadas. A.U.L.