2013/11/12

EDITORIALA
Un pacto que preludia un punto de inflexión

El Gobierno de Irán y el Agencia Internacional para la Energía Atómica han alcanzado un acuerdo que amplía la capacidad de inspección del organismo y, entre otras prerrogativas, le permite acceder al reactor de Arak y a la mina de uranio de Gachin, algo que llevaba años intentando sin éxito. Asimismo, ambas partes se han comprometido a intercambiar información «relevante» sobre esta materia, al objeto de confirmar que el programa nuclear iraní tiene un objetivo exclusivamente civil y pacífico.

El acuerdo, calificado como paso adelante por el director de la institución dependiente de la ONU, Yukiya Amano, llega después de un fin de semana de intensas negociaciones entre el Ejecutivo de Hasán Rohaní y el Grupo 5+1 (los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad y Alemania) para lograr un pacto que aplaque las inquietudes de algunas potencias respecto a los planes atómicos iraníes, desactive las amenazas occidentales y permita levantar gradualmente unas sanciones que están castigando con dureza la economía del estado persa. A falta de atar algunos flecos, los negociadores se han vuelto a citar la semana que viene, pero el acuerdo alcanzado ayer con la AIEA puede entenderse como un avance y un aval de la seriedad iraní.

Las negociaciones van a ser peliagudas, y la hostilidad existente entre algunos de los interlocutores no favorece el entendimiento, pero alcanzar un consenso parece factible y, de producirse, alteraría por completo el clima político en Oriente Medio. Un compromiso sobre el programa nuclear de Irán desactivaría muchas tensiones entre este país y Estados Unidos -también con Gran Bretaña, que acaba de retomar las relaciones diplomáticas con Teherán- y afectaría a toda la región. A este respecto, son Israel, que ve con preocupación un acercamiento entre su aliado y su gran enemigo, y el Estado francés, que se ha erigido en punta de lanza de los sectores más belicosos de Occidente, quienes ven con recelo un acuerdo que todo el mundo saludaría.