2013/11/19

Un futuro «9» hecho en Lezama

Valverde cree que se puede ser «moderadamente optimista» con la camada de prometedores delanteros centro de la cantera, donde Guillermo es avanzadilla.

Joseba VIVANCO
P029_f03

«A parte de Guillermo hay jugadores que son alternativas: Williams, Sabin Merino, Barco, Guarrotxena, Villalibre... nos hace ser moderadamente optimistas, pero una cosa es jugar en Segunda B o Tercera y otra cosa es hacerlo en Primera División, y no una vez sino unas cuantas veces para tener continuidad. Y eso es complicado». Ernesto Valverde contestaba así a la pregunta de un aficionado a través de Twitter sobre la percepción de que el puesto de delantero centro está garantizado en Lezama con ese ramillete de jugadores nombrados.

El nombre de Guillermo Fernández está en boca de todos. Lo que tiempo atrás para algunos de quienes seguían de cerca la actividad de la cantera podía ser otro proyecto inacabado del futuro `9' de San Mamés, ahora se aparece como una realidad a la espera de su momento. Hoy por hoy, Aritz Aduriz -que arrastra molestias en el pubis que están lastrando su pleno rendimiento- es el titular poco menos que indiscutido. Como recambio, el Athletic fichó a Kike Sola, que apenas duró un partido antes de caer lesionado, con lo que su aportación sigue siendo una incógnita.

Quienes han vivido y viven de cerca el fútbol saben que para llegar arriba muchas veces lo que se necesita es una dosis de fortuna, un estar en el momento adecuado y, sobre todo, aprovechar ese tren que no siempre pasa. Guillermo está en esa tesitura, la de tener la posibilidad de contar para Ernesto Valverde y de él dependerá hacer méritos para quedarse.

Ramillete de canteranos

A sus 20 años recién cumplidos, el ariete vizcaino -marcó el sábado con el filial ante el Barakaldo- es la punta del iceberg de una camada de prometedores delanteros centro que alegran los ojos de quienes guían la cantera rojiblanca. A `Guille' se le unen el mediático Iñaki Williams (19 años), que firmó una soberana campaña goleadora la pasada y en esta sale de una lesión de rodilla en las filas del Basconia; hay hombres con menos prensa como Sabin Merino (21) y Gorka Santamaría (18); sobresale por su juego, goles y potencial el internacional con España Asier Villalibre (16), que ya ha marcado tantos con el Basconia; y cierran este prometedor ramillete de arietes el goleador cadete Iñigo Vicente (15) y el también cadete navarro Alejandro Larrayoz (16).

Todos marcan diferencias en sus respectivos equipos, unos con mayores perspectivas que otros, unos con más prensa que otros, pero parece evidente que ahora mismo el Athletic, como decía Valverde, puede ser «moderadamente optimista» a la hora de sacar delanteros centro y no tener que recurrir fuera de Lezama para ello.

Lo cierto es que sería dar continuidad al camino abierto con la irrupción de Fernando Llorente, al que se le dio la oportuna paciencia y finalmente se consagró como indiscutible con el `9' a la espalda. El de Rincón de Soto fue el delantero que participó en más partidos en la campaña 2007-08, dos más que Aduriz, y a partir de ahí mantuvo ese privilegio hasta la 2011-12, para a la siguiente y última suya en la capital bilbaina, ceder ese testigo a Aduriz.

Llorente fue no con su llegada pero sí con su consolidación una `rara avis' en la delantera de San Mamés. Hasta entonces, ese puesto de goleador lo habían ocupado jugadores llegados de fuera, fichados a golpe de talonario. Tras Uralde y Loren entre 1987 y 1991, Cuco Ziganda arribó al Athletic en la campaña 1991-92, tras hacer diabluras formando pareja con Jan Urban en Osasuna. El navarro mantuvo de manera regular la titularidad como vanguardia del equipo durante nada menos que 7 temporadas, cerrando el salto definitivo a delanteros como Luke, Uribarrena, Huegun o Bolo.

En la 1996-97 llega Isma Urzaiz, que comparte protagonismo ese curso con su paisano, otro tanto hace al año siguiente, y el mocetón fichado del Espanyol se haría con el `9' en la 98-99 para mantenerse como titular sin fisuras nada menos que otras 7 temporadas, a pesar de los Sivori, David Karanka, Azkorra, el propio Llorente o Aduriz.

En el curso 2006-07, el ariete donostiarra jugó en 34 encuentros, Urzaiz lo hizo en 33 y Llorente en 23; al siguiente año, Llorente lo haría en 35 y Aduriz en 33. En adelante, el hoy juventino se haría con el puesto por delante de Ion Vélez, De Cerio o Gaizka Toquero.

La campaña pasada y ahora, tras su marcha al Calcio, es Aduriz quien ha recogido ese relevo. A sus 31 años, el guipuzcoano todavía tiene guerra que dar, pero siendo el único ariete puro y a su edad, el Athletic se hizo con Kike Sola (28 años) para garantizar el puesto. Sin embargo, la inesperada irrupción de Guillermo, aun por confirmar, puede abrir las puertas a un futuro `9' salido directamente de la cantera y para muchos años. Él u otro de ese prometedor ramillete. Quién sabe, de momento, progresan «moderadamente».

De Marcos asume que «fuera de casa hay que ganar y ser más regular»

«Ojalá esté en el once y si es de delantero centro lo intentaría hacer lo mejor posible», se sinceraba ayer tras el entrenamiento un Óscar de Marcos al que casi solo le falta jugar de portero. De media punta, en el extremo, de ariete, de lateral izquierdo como ante el Levante donde «el gol de ellos fue fallo mío», el alavés es el comodín de Valverde como Toquero es su revulsivo. El jugador de Guardia reconoce que «al final tengo tantas ubicaciones que tampoco sé qué decir», contestaba indeciso a la pregunta de dónde se siente más a gusto. «A todo hay que adaptarse», lo zanjaba. Lo cierto es que si bien ha participado en todos los partidos jugados, no tiene el protagonismo de las dos últimas campañas con Bielsa. «Pero no me puedo quejar», advierte. Tampoco del juego del equipo, al que defiende y argumenta que «es muy difícil estar ahí arriba y difícil sacar los partidos adelante», entiende que «irá mejorando» pero asume que «hay que ganar fuera de casa y ser más regular» en las salidas. Málaga es buena ocasión. J.V.