2013/11/20

Unai López e Iñaki Williams, quizá un día serán leones...

Solo ocho de los reconocidos con estos galardones lograron desde 1993 asentarse en el primer equipo.

Joseba VIVANCO
P037_f01-148x88

En presencia del presidente rojiblanco, Josu Urrutia, los cachorros Unai López e Iñaki Williams recibieron la noche del lunes los respectivos premios a la `Regularidad' y la `Furia' que cada año otorga la Peña Athletic Juvenil. El primero de ellos, centrocampista, tiene un enorme futuro por delante y nadie duda de que hay un «jugadorazo» en ciernes, que acaba de ser convocado, además, para enfrentarse a la República Checa con la selección española sub´19, junto al jugador navarro del Basconia Oscar Gil. Por su parte, el ariete bilbaino formado en tierras navarras y repescado la pasada campaña, acaparó elogios con el Juvenil de Honor por sus 36 goles, y ahora coge ritmo tras una lesión en el Basconia.

Unos galardones que buscan premiar a los canteranos más sobresalientes de la pasada campaña y que sirven para calibrar, echando un vistazo retrospectivo, el 'ojo' que el jurado tiene para catalogar a quienes serán leones del primer equipo.

Si echamos un vistazo a los galardonados hasta los primeros años noventa del siglo pasado, la mayoría de premiados conseguían después jugar en el primer equipo y asentarse casi siempre en él. Ahí están los Endika, Patxi Salinas, Urrutia, Valencia, Guerrero, Andrinua, Ferreira, Mendiguren...

Sin embargo, si nos fijamos a partir ya del año 2000, de entre aquellos que recibieron el reconocimiento a la Regularidad y se supone fueron los mejores en el juvenil, solo Ander Murillo, Joseba Garmendia y Markel Susaeta dieron el salto y consiguieron esa regularidad arriba, mientras que Iñigo Ruiz de Galarreta está llamado a hacerlo. Y de entre quienes fueron premiados con el trofeo a la Furia, sólo tenemos a Fernando Llorente, Jon Aurtenetxe y el hijo pródigo Beñat Etxebarria. Detalles que dan idea de que ser el mejor juvenil no garantiza ni siquiera lograr el ansiado debut sobre el césped de La Catedral.

Desde el año 2003 han debutado en el primer equipo algo más de medio centenar de jugadores provenientes de las categorías inferiores, de ellos seis, si incluimos a Kike Sola, de la mano de Ernesto Valverde. Joaquín Caparrós dio la alternativa en sus cuatro temporadas a un buen número de jugadores, años en los que al ser un equipo en transición, no era difícil la llegada arriba de nuevos valores. Sin embargo, de ésos, solo tres formados íntegramente en Lezama son hoy pilares de los `onces' de Txingurri: Susaeta (2007), Iturraspe (2008) y Muniain (2009) y podríamos incluir al repescado Beñat Etxebarria. En el útimo año del de Utrera solo hubo ya tres debuts, de los que a día de hoy solo Ibai Gómez sigue y consolidado.

Con Bielsa llegaron las alternativas para Ramalho, Ruiz de Galarreta, Isma López, Laporte, Erik Morán, Peña, Undabarrena y Vidal. Ahora, Laporte y Morán siguen en la primera plantilla, en tanto los dos primeros están cedidos. Como siempre, son unos cuantos los llamados, pero muy pocos los elegidos.

Markel Susaeta cree que «necesitamos hacer un buen partido fuera de casa»

Markel Susaeta confiesa que el Athletic necesita «hacer un buen partido fuera de casa» para quitarse de encima las malas sensaciones a domicilio. «Hemos hecho partidos buenos, pero necesitamos uno bueno fuera de casa. Que llegue cuanto antes y qué mejor que en Málaga, que es donde es el siguiente», explicó tras el entrenamiento de ayer, en el que volvió a repetir que hablar de cuarta plaza al final de la Liga son «palabras mayores». Para el eibartarra «somos quintos y estamos bien, pero ponernos ese objetivo o Europa sería equivocarnos porque el año pasado hicimos lo que hicimos», recuerda. A nivel personal, «con las ocasiones que tengo, creo que debería meter más goles», reconoce el extremo rojiblanco. J.V.