2014/01/17

El PSE dice que volverá a la ponencia y PNV y EH Bildu le darán tiempo

Los últimos acontecimientos pueden favorecer también el fin del bloqueo a la Ponencia de Paz y Convivencia de Gasteiz. El PSE sigue presionando a la izquierda abertzale, motivo que esgrimió en setiembre para dejar este foro, pero anticipa a través de José Antonio Pastor que «volveremos», en un plazo sin precisar. Así las cosas, tanto PNV como EH Bildu se muestran dispuestos a concederle un tiempo.

R.S. GASTEIZ
P004_f02_82

El posicionamiento adoptado por el Colectivo de Presos y Presas Políticos Vascos (EPPK) el 28 de diciembre y la enorme movilización del sábado pasado en Bilbo para reclamar avances hacia la resolución empiezan a producir otros movimientos de fondo. Aunque no será a corto plazo, la ponencia parlamentaria sobre paz y convivencia en Gasteiz puede retomar su labor con el retorno del PSE, según avanzó ayer su portavoz, José Antonio Pastor.

Si bien incidió en situar la pelota en el tejado de EH Bildu, Pastor apuntó en Radio Popular que «los socialistas volveremos a la ponencia. Hemos dicho desde el principio que este no era un portazo definitivo, pero que en este momento no se estaban dando las condiciones».

El PSE abandonó la ponencia en setiembre tras haber participado en el arranque, con el argumento, esbozado ya antes del verano, de que había que seguir presionando a la izquierda abertzale, en cuya posición afirmaba ver una involución. En las últimas semanas, este discurso se ha quedado aún menos creíble. Rodolfo Ares, el dirigente clave del PSE en este tema, ha reconocido sin tapujos la importancia del paso dado por EPPK, y el PSE también ha tomado nota de la arrolladora movilización del sábado, tras lo que ha tildado de «despropósito» todo lo ocurrido estas semanas, responsabilizando así implícitamente al Gobierno del PP.

¿Cuándo se produciría ese retorno? Pastor afirmó que «quiero oír todavía una expresión pública de Bildu rechazando su pasado violento y asumiendo una visión crítica de su historia más reciente. El día que lo hagan, probablemente se abran escenarios distintos».

Para Joseba Egibar (PNV), por contra, lo que el PSE está esperando es «un pronunciamiento determinado de ETA», que el dirigente jeltzale entiende que se va a producir. Tras ello, reflexionó en voz alta Egibar sobre la «sobreactuación» en que incurren muchas veces los partidos y reclamó que «la política tiene que ser más natural».

Egibar: «Si no, avanzaremos»

El presidente de Gipuzko Buru Batzar y portavoz parlamentario del PNV estimó que «las cosas van caminando» pero esa tendencia a la sobreactuación hace que «suelan ser necesarias razones, excusas, pronunciamientos y exigencias para que uno pueda dar otros pasos». En una entrevista a Radio Euskadi, añadió que «aquí nos hace falta a todos un poco de perspectiva y humildad y ver que los trabajos de esta ponencia se tienen que reactivar ya».

Avisó además a PSE y PP -este último no ha participado en este foro en ningún momento- de que «si se empecinaran en no participar, los que estemos avanzaremos». «Pero vamos a darnos un tiempo», añadió.

Esta posición coincide con la de EH Bildu, que igualmente plantea seguir adelante si persisten esos desmarques, pero antes está dispuesta a dar un margen de tiempo «razonable» a PP y PSE para que «recapaciten». Así lo dijo la parlamentaria Marian Beitialarrangoitia en una rueda de prensa celebrada en el Parlamento de Gasteiz.

Por ahora ni PNV ni EH Bildu manejan plazos para una próxima reunión, después de la que en setiembre se limitó a certificar el abandono del PSE y a dejar este foro vivo pero inactivo.

Beitialarrangoitia hizo ver a los partidos de Patxi López y Arantza Quiroga que «la sociedad cada vez entiende menos que no haya diálogo cuando en tiempos más difíciles sí lo hubo». Sin ir más lejos en la historia, cabe recordar que delegaciones del PSE y Batasuna lideradas por Jesús Eguiguren y Arnaldo Otegi mantuvieron un diálogo permanente, aunque secreto, durante varios años, que terminó dando pie al proceso de negociación 2005-2007.

En caso de que ambos partidos mantuvieran su cerrazón a la ponencia parlamentaria, Beitialarrangoitia recordó que PNV y EH Bildu suman 48 de los 75 escaños y por tanto suponen la mayoría y pueden continuar avanzando. Lo contrario, apuntó, sería conceder a PP y PSE un derecho de veto.

López también emplaza al PP

Ayer salió igualmente a la palestra el secretario general del PSE, Patxi López, en una intervención sobre los últimos movimientos a la que quiso dar cierta solemnidad pero en la que se limitó a repetir conceptos ya avanzados por Rodolfo Ares estas semanas.

Así, emplazó al Gobierno del PP a hacer «una gestión inteligencia y con visión de Estado para el final del terrorismo, que logre acabar con los últimos rescoldos de la banda, sin alimentar el victimismo del mundo de Batasuna».

El anterior inquilino de Ajuria Enea se quejó de que «los poco más de 500 presos de ETA no nos pueden ocupar más tiempo y atención que los más de 167.000 parados que tenemos en Euskadi», aunque paradójicamente su comparecencia fue monográfica sobre pacificación y normalización.

También llamó la atención que intentara descalificar a los expresos vascos que intervinieron en Durango para respaldar el paso dado por EPPK otorgándoles el calificativo de «sesentones». Se trata de personas que en su gran mayoría han pasado más de 20 años en las cárceles, en el caso de los afectados por la doctrina 197/2006 -inventada en la era del Gobierno del PSOE- con varios años de prórroga absolutamente ilegal.

Azkuna recela de su partido

En todo este contexto sigue coleando con fuerza la manifestación del sábado pasado, y en concreto la implicación del PNV. En los micrófonos de Radio Euskadi, Egibar calificó la decisión de alinearse con los partidos de EH Bildu de «acertada, comprometida y responsable».

Sin embargo, el alcalde de Bilbo, Iñaki Azkuna, recela de su partido. Concede que la decisión fue «inteligente», pero desearía que no se repita. Por su parte, dijo que con la izquierda abertzale «yo no voy ni a heredar, te engañan». Afirmó en la Cadena Ser que esa impresión la tiene desde que se frustró el proceso de Lizarra-Garazi.

«He preguntado en el partido por esa manifestación del sábado y me han dicho que fue de forma excepcional. Se quisieron evitar una serie de problemas. Por ejemplo, el juez está en Madrid, en la Audiencia Nacional, pero el follón se iba a organizar en Zabalburu y la que iba a sufrir el follón era la Ertzaintza», detalló Azkuna.

El alcalde de Bilbo no ocultó que considera que el PNV «tiene que seguir hablando con el PSE y el PP» y lo justificó en que «la mitad del país es nacionalista y la otra mitad no, de modo que la solución es dialogar transversalmente». En esta línea, pidió a Iñigo Urkullu que cuando acuda a La Moncloa a entrevistarse con Mariano Rajoy «no hable solo de cómo se acaba con ETA y de presos por aquí y por allá».

Esta reunión podría celebrarse de modo inminente según algunas fuentes. Esta posibilidad se cimenta sobre la preocupación que ha provocado a Rajoy la multitudinaria manifestación del sábado en Bilbo y la posición adoptada por el PNV junto a Sortu. De hecho, ya resultó revelador que nada más volver de su visita a Estados Unidos Rajoy recibiera a Quiroga para tener un diagnóstico de la situación, o que el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, se mostrara condescendiente con el PNV.

Zuriarrain, libre sin medidas tras negar las acusaciones

Naia Zuriarrain negó ayer ante el juez Eloy Velasco las acusaciones de introducir un «canutillo» con información en Sevilla II a través del preso Asier Arzallus. La trabajadora del despacho de la calle Elkano, registrado durante la operación de la Guardia Civil contra la interlocución de EPPK, solo testificó para rechazar las imputaciones, rehusando responder a más preguntas. Finalmente, Velasco no impuso ninguna medida cautelar contra ella, aunque sigue imputada.

Acudió al tribunal especial asistida por su abogado, Alfonso Zenon. Este indicó que los letrados también estaban citados para informar sobre si consideraban que entre el material incautado por los uniformados podía haber documentación relacionada con otros casos. Para ello, Arantza Zulueta y Jon Enparantza fueron trasladados desde la cárcel hasta la Audiencia Nacional. «Todo es material de trabajo», denunció Zenon. Ayer también estaba previsto proceder al clonado y desprecintado de todo lo que la Guardia Civil se llevó de Bilbo y Hernani, medida contra la que se posicionan los abogados. Mientras, preparan la apelación, que podría ser formalizada mañana mismo. A. PRADILLA