2014/01/25

Un centenar de personas mostró su apoyo a María Jaurrieta ante la empresa que le desahució
GARA IRUÑEA
P015_f03_088x072

Un centenar de personas mostró ayer su apoyo a María Jaurrieta ante la sede de la empresa Cogremasa-Errotabidea, propietaria de la vivienda del barrio iruindarra de Ezkaba de la que fue desahuciada el jueves. La Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) fue la convocante de la protesta.

En la concentración ante la constructora se corearon consignas como «Queremos solución, vivienda para María», «Vivienda para todos sin especulación», «No son personas, son verdugos», «Viviendas baratas, no nido de ratas» o «Ningún desahucio sin respuesta».

La empresa no quiso recibir a Jaurrieta. Su caso ha despertado una gran ola de solidaridad ya que su hijo tiene una discapacidad y su único ingreso es la renta básica, que era insuficiente para poder abonar las cuotas de alquiler social, puesto que se había recortado.

Junto a ello, el desalojo se produjo cuando Jaurrieta llevaba a su hijo al colegio y sin que hubiera ningún tipo de aviso previo por parte de la autoridad judicial.

Jaurrieta reclamó al Gobierno navarro que «se haga cargo de lo que está pasando» y recordó que cuando le concedieran una vivienda social estuvo pagando la cuota durante seis años. Por ello, pidió un alquiler social.

La PAH ha convocado otra protesta ante la sede de Bienestar Social del Ayuntamiento de Iruñea para el lunes a las 10.30 y otra para el martes ante el Departamento de Fomento del Gobierno navarro.

Cormin, por su parte, pidió que se tenga en cuenta la discapacidad en los desahucios.