2014/06/25

PNV y PSE boicotean el pleno del TVCP al no poder reprobar a su presidente

La tensión que está generando la investigación de las ayudas públicas a Epsilon e Hiriko sigue aumentando. Ayer, el pleno del Tribunal Vasco de Cuentas Públicas tuvo que ser suspendido después de que los cinco consejeros nombrados por PNV y PSE decidieran no participar en el mismo al no poder votarse una moción para reprobar a su presidente, José Ignacio Martínez Churiaque, por haber denunciado que estos grupos habían «censurado» el informe sobre las ayudas concedidas.

GARA GASTEIZ
P019_f01
Solicitud. Los consejeros nombrados por PNV y PSE solicitaron a Churiaque un aplazamiento por no haberse convocado previamente una sesión extraordinaria para debatir la reprobación.

La convocatoria del pleno del TVCP venía precedida de polémica, después de que los consejeros nombrados por PNV y PSE instaran al presidente del órgano fiscalizador, Ignacio Martínez Churiaque, a convocar una sesión plenaria urgente para debatir una moción con el fin de reprobar su intervención en la Comisión de Investigación sobre las ayudas recibidas por Epsilon e Hiriko.

Quince minutos antes del inicio del pleno, los cinco consejeros solicitaron a Churiaque un aplazamiento por no haberse convocado previamente una sesión extraordinaria para debatir la citada reprobación.

En ese momento, Churiaque les recordó que los consejeros «están obligados a asistir» a las sesiones plenarias y que no pueden pedir un aplazamiento «si no es por unanimidad», al tiempo que defendió que el pleno del TVCP «no está habilitado» para reprobar a sus miembros.

Ante esta situación, los cinco vocales de PNV y PSE, que son mayoría en el organismo, decidieron no asistir al pleno, que finalmente no se celebró.

Esta moción de reprobación tiene su origen en el informe del TVCP sobre las ayudas públicas concedidas a Epsilon e Hiriko, que ahora investiga una comisión del Parlamento de Gasteiz. El documento se aprobó con el voto particular de Churiaque, que mantenía discrepancias con sus conclusiones.

La división dentro del TVCP se acentuó después de que su presidente explicara en una comisión parlamentaria las circunstancias en las que su borrador del informe sobre Epsilon había sido modificado y se habían eliminado todas las conclusiones menos dos, un recorte de unas doce hojas del borrador previo.

Los consejeros nombrados por PNV y PSE reprocharon entonces a Churiaque que en la comisión hubiera defendido su postura personal y no el informe oficial aprobado por el TVCP y anunciaron la presentación de una moción de reprobación.

Fuentes de este órgano fiscalizador explicaron ayer que, según la Ley del TVCP, «ninguno de sus miembros puede ser enjuiciado por sus compañeros por razón de sus opiniones vertidas en el voto particular o en las contestaciones a los parlamentarios sobre cualquier cuestión planteada en una comisión de investigación».

También ayer la Mesa del Parlamento remitió a la citada comisión de investigación el escrito de amparo que los consejeros de PNV y PSE habían enviado por este asunto a la presidenta de la Cámara, Bakartxo Tejeria, al considerar que no le compete adoptar ninguna decisión al respecto por tratarse de una cuestión de funcionamiento interno del TVCP.

Villadelprat niega que las ayudas públicas ascendieran a 48 millones

Las comparecencias en la comisión de investigación del Parlamento de Gasteiz continuaron ayer con la declaración del que fuera administrador único de Epsilon Euskadi, Joan Villadelprat, quien se ratificó en la gestión que hizo de este fallido proyecto automovilístico y negó que las ayudas públicas concedidas ascendieran a 48 millones de euros, tal y como aseguró el presidente del TVCP.

Villadelprat, que compareció a puerta cerrada, declaró a los medios de comunicación que las instituciones públicas no han puesto 48 millones. «Si mezclamos cosas diferentes entonces entramos en un problema de cifras que no es muy corriente», dijo el responsable de Epsilon, que no quiso hablar de los procesos judiciales que tiene abiertos. Asimismo, mostró su «total satisfacción» por un proyecto que «ha durado cierto tiempo» y de cuyo final responsabilizó a la «crisis».

«Al final lo que queda es lo que hay, y hay un edificio y un proyecto valorado en más de 40 millones. Esto es lo que queda independientemente del dinero que hemos perdido los accionistas, que nunca se habla de ese dinero» y que cifró en «más de seis millones» en lugar de 90.000 euros.

El turno de comparecencias continuó con la declaración de la exconsejera de Industria Ana Aguirre en el Gobierno de Ibarretxe, quien defendió la «apuesta» que hizo dicho Ejecutivo por el proyecto Epsilon, y aseguró que todas las decisiones adoptadas fueron para «preservar el interés público».

Tras calificar de «simplista» decir que como el proyecto fracasó el gobierno se equivocó, justificó la legalidad de la cesión del rango hipotecario acordada en 2009, mediante la cual el Parque Tecnológico de Araba avalaba los 16,5 millones que Kutxa y Vital concedieron en un crédito a Epsilon. Situó esta operación en un contexto de crisis económica y negó que ese aval haya supuesto una pérdida patrimonial porque el valor de los activos de Epsilon «es superior» al que se pagó por ellos. GARA