2014/07/20

Urkullu, a contrapié tras ver «quemados» a los líderes de Aiete
R.S. DONOSTIA
OBVIADO EN MADRID. Los principales medios digitales de Madrid optaron por ocultar o reducir a la mínima expresión el comunicado de ETA, pese a la contundencia de las medidas dadas a conocer. Por contra, en los medios vascos se convirtió en primera noticia rápidamente.

El comunicado de ETA ha pillado claramente con el pie cambiado a Iñigo Urkullu, que, tras negarse a reunirse con Jonathan Powell y Martin McGuinness, en la mañana de ayer elevó aún más su tono afirmando que estos agentes internacionales facilitadores de la solución han sido «quemados por la izquierda abertzale».

Indicó el lehendakari que le resultó «tan evidente» que la visita del miércoles «era en respuesta a la estrategia de la izquierda abertzale» que no quiso «prestarse a un juego que no tiene ningún compromiso de futuro» porque «no ha habido ninguna novedad». Las declaraciones fueron realizadas a la agencia Europa Press y difundidas a mediodía, horas antes de que Naiz avanzara el comunicado con las decisiones de ETA, algunas ya materializadas.

Urkullu reprochó a la izquierda abertzale que «yo me mojé» y «asumí todos los riesgos habidos y por haber» cuando ETA dio el primer paso de inventariado y sellado de armas en febrero pasado con la Comisión Internacional de Verificación. Explicó que «yo entendía que, después de aquella escenificación, vendría un comunicado claro por parte de ETA». Y quebrando la discreción que es norma habitual en este y otros procesos, añadió que «no es que yo lo pensara, es que había un compromiso. Pero nunca ha llegado ese comunicado por parte de ETA», apostilló.

En realidad, apenas una semana después de aquella imagen inédita del armamento inventariado y sellado, ETA ya emitió un comunicado en el que destacaba su voluntad de llevar el desarme hasta el final. Le sigue el conocido ayer, con iniciativas y compromisos concretos. «Yo necesito ya, en estos momentos, que ETA haga un ejercicio de sus compromisos», dijo Urkullu en esta entrevista previa a Europa Press, en la que habló incluso de situación «exasperante».

Con todo, las críticas más lacerantes fueron las dirigidas a la visita de Powell y McGuinness, ambos con enorme protagonismo positivo en el proceso de paz irlandés y pertenecientes a las dos comunidades enfrentadas. Urkullu consideró que tienen «buena voluntad» pero han participado en «un juego».

«La izquierda abertzale quema todo lo que toca, y en este caso también ha conseguido quemar, en buena medida, la imagen de los llamados agentes internacionales», afirmó el jefe de gobierno de Lakua.

El Gobierno Rajoy se repite

El Ministerio de Interior español replicó al comunicado de ETA en su línea habitual, negando la mayor. Fuentes del departamento que dirige Jorge Fernández Díaz trasladaron mediante la agencia Efe que el texto difundido por Naiz «no contiene ninguna novedad».

«Solo esperamos de la banda su disolución incondicional y el desmantelamiento de todas sus estructuras criminales», añadieron estas fuentes.

El jueves, tras la visita de Powell y McGuinness a Euskal Herria, el ministro de Interior se había aferrado a otro de sus argumentos usuales, aunque abiertamente contradictorio con el utilizado ayer: «Para conseguir la disolución de ETA nos basta y sobra con la Policía y la Guardia Civil», afirmó Jorge Fernández Díaz.