2014/09/11

Daños mínimos
Alberto CASTRO

El Ibex acabó la jornada cerca de la línea de salida, pese a que llegó a perder más de un 1%. Finalmente, pudo contestar a la presión de las ventas para acabar en los 10.937,80 puntos, apenas un 0,13% por debajo del cierre del martes. Por tanto, una sesión de daños mínimos, no solo en el Ibex, sino también en París (-0,04%) y Fráncfort (-0,11%), mientras que Londres (+0,02%) acabó con un ascenso testimonial, nada desdeñable si atendemos a la cascada de reacciones contrarias en el mundo financiero europeo a la posible independencia de Escocia y al equilibrio en las encuestas. Además, dentro del Estado español, tuvo un enorme eco el fallecimiento de Emilio Botín, presidente del Banco Santander y una de las diez personas más ricas. Las acciones de la entidad reaccionaron mal y recortaban más de un 2%. Tras el anuncio de que su hija tomaba la presidencia, iniciaron un rebote para alcanzar los 7,70 euros, el máximo de la sesión y solo un 0,65% por debajo del precio anterior. En el Ibex, los peores fueron Jazztel (-1,72%) y BME (-1,19%). Repsol, Iberdrola y Telefónica acompañaron al Santander en la lista de las caídas, mientras Inditex (+0,90%) y BBVA (+0,72%) elevaban su cotización. Gamesa, Acciona y Bankia, que subían más de un 1%, lideraron ganancias. En París, resonaba la confirmación de que el Estado francés no logrará reducir su déficit público por debajo del 3% hasta 2017, dos años más de lo prometido. En la bolsa, EDF (+1,27%) y Gemalto (+1,11%) eran los más alcistas, frente a Lafarge (-1,78%) y ArcelorMittal (-1,14%), los castigados.