2014/09/17

Por debajo de los 10.800 puntos
Alberto CASTRO

Parece que fue ayer cuando el BCE colocaba el trampolín para el salto de todas las bolsas europeas. Desde entonces el suma y sigue es en negativo y ayer, de nuevo, se consumó otro paso atrás que dejó al Ibex por debajo de los 10.800 puntos. Los analistas buscan su explicación en la prudencia, ya que si saltara la sorpresa en Escocia se producirían movimientos en los mercados para ajustarse a una desconocida situación. Se teme a una venta masiva de acciones de entidades relacionadas con los supuestos problemas de la inseguridad jurídica y el reparto de derechos y obligaciones entre Edimburgo y Londres. Además, se esperan con interés las explicaciones de la Reserva Federal sobre el recorte de estímulos y su visión de la economía. Nadie prevé que hoy modifique los tipos de interés, actualmente en el 0%-0,25% y que no se han movido desde 2008. Así las cosas, el Ibex terminó en los 10.798,70 puntos, tras perder un 0,39%. En Europa, fue Londres (-0,18%) el menos penalizado, seguido de Fráncfort (-0,28%) y París (-0,44%). Por valores del Ibex, la estrella era Jazztel, que volvía a las negociaciones y se apuntó una subida del 6,10%. Antes se había confirmado la OPA amistosa de Orange. Recordemos que el lunes se catapultó un 12,57%, hasta que la CNMV intervino para parar su cotización. Entre los perdedores, los más castigados fueron BME, FCC y Gamesa, por encima del 3%. De los pesos pesados, solo Telefónica (+0,25%) y Repsol (+0,19%) ganaron. En París, Total (+0,85%) y Cap Gemini (-1,86%) se colocaron en los extremos.