2015/01/11

La caída del precio del petróleo se cobra su primera víctima en EEUU

La compañía petrolífera estadounidense WBH Energy, especializada en fracturación hidráulica, acaba de anunciar que cierra su negocio ahogada por las deudas. Se convierte así en la primera víctima de la caída en picado de los precios del crudo provocada por la decisión de Arabia Saudí de mantener el exceso de oferta con el fin de hacer inviable precisamente la extracción no convencional de petróleo y gas.

Joseba SALBADOR
P025_f01

La irrupción de las técnicas de obtención de crudo y gas a través de la fracturación hidráulica o fracking, con las que EEUU pretende autoabastecerse, ha revolucionado el mercado energético hasta el punto de llevar a los países productores, especialmente los del Golfo Pérsico, a inundar el mercado de petróleo.

El objetivo último de este exceso de oferta es conseguir que bajen los precios para hacer económicamente inviable la extracción no convencional de petróleo y mantener así su cuota de mercado. Según los expertos, el petróleo obtenido por medio de estas técnicas no es rentable por debajo de los 60 dólares el barril, mientras los costes de producción de Arabia Saudí y de otros países del Golfo apenas suponen 4 ó 5 dólares por barril.

Esta situación se ha cobrado ya su primera víctima. Se trata de la compañía WBH Energy, una de las muchas empresas que han proliferado ante el éxito de la fractura hidráulica, que el pasado domingo anunciaba que cierra el negocio desbordada por las deudas. Según informaciones difundidas por Wall Street Journal, la compañía petrolífera, con sede en Austin y dedicada a la perforación en Texas, solicitó acogerse a la suspensión de pagos dentro de la protección de las leyes de bancarrota estadounidenses.

Según explica la firma, su situación financiera se ha vuelto irreversible después de que uno de sus acreedores se haya negado a prestarles más dinero, lo que les ha obligado a pedir la liquidación. El agujero en sus cuentas oscila entre los 10 y los 50 millones de dólares, de acuerdo con los datos facilitados por la empresa.

La cuestión es que las fuertes inversiones efectuadas por estas empresas desde el año 2010, coincidiendo con el auge del fracking, han elevado enormemente sus deudas. De acuerdo con los datos del rotativo estadounidense, el apalancamiento en el sector ha repuntado un 55% de media con respecto a los niveles de hace cuatro años. En términos absolutos, esto supone unos 200.000 millones de dólares, desde los 128.000 millones de dólares de deuda combinada que acumulaban en 2010, según los datos de S&P Capital IQ.

La paradoja es que, con el fin de pagar las deudas, estas compañías se ven obligadas a producir cada vez más crudo, pese a la caída de los precios del barril por debajo de lo 60 dólares, lo que les lleva a un callejón sin salida. Esto es precisamente lo que buscaban los países del Golfo: hacer inviable el crudo estadounidense obtenido mediante el fracking.

«Un año clave»

WBH Energy es la primera empresa del sector que muere de éxito, pero podría no ser la última. Y es que al calor del boom del «shale oil» y el «shale gas», muchas pequeñas compañías se han lanzado a invertir en el fracking a base de endeudarse masivamente. Analistas del sector energético están seguros de que habrá más suspensiones de pago. «El grupo no está en posición para resistir esta recesión», señala Daniel Katzenberg, analista de Robert W. Baird & Co. «Hay demasiados balances preocupantes».

Las entidades financieras de EEUU ya están asumiendo una época difícil, según reconoce Chad Mabry, analista que sigue a los productores pequeños y medianos para el banco de inversión MLV & Co. Algunas entidades están pidiendo a los productores suministrar planes de cómo enfrentarían caídas adicionales en el precio del crudo, mientras que otros ya están haciendo presión para vender activos.

El barril de Brent acumula ya una caída del 56,6%

El barril de crudo Brent acumula ya una caída del 56,6% desde los máximos alcanzados el pasado mes de junio, después de que este pasado viernes continuara con la tendencia a la baja y cerrara en 50,11 dólares en el mercado de futuros de Londres.

El crudo del mar del Norte, de referencia en Europa, acabó la sesión en el International Exchange Futures (ICE) con un descenso de 85 centavos de dólar respecto a la negociación del jueves, aunque en algunos momentos cayó por debajo de la barrera sicológica de los 50 dólares, al llegar hasta 48,90 dólares.

De esta manera, el precio del barril marca su nivel más bajo desde el 28 de abril de 2009, cuando llegó a situarse en 48,88 dólares.

Por su parte, en el Nymex de Nueva York, el barril del «West Texas» también cotizaba a la baja y se llegaba a adquirir durante la sesión del viernes por 48,36 dólares.

Esta situación parece que se va a prolongar durante las próximas semanas, ya que la producción, al menos a corto plazo, no se va a reducir, y el consumo seguirá contrayéndose, con lo que el desfase entre oferta y demanda seguirá sin corregirse. J.S.

CALLEJÓN SIN SALIDA. Al calor del auge del «shale oil» y el «shale gas», muchas pequeñas compañías se han lanzado a invertir en el fracking a base de endeudarse masivamente. Pero para pagar sus deudas, se ven obligadas a producir cada vez más crudo, pese a la caída de los precios del barril, lo que les lleva a un callejón sin salida.