Naiz.info
Donostia

La CIV subraya que no existe precedente en el que una oferta de desarme no reciba un aval positivo

Este organismo ha remitido una nota en la que insiste en la «oportunidad genuina» de desarme por parte de ETA y considera que ahora «a los gobiernos, líderes políticos y ciudadanos» a quienes les corresponde decidir «si se deben definir maneras» que aseguren que la organización armada puede continuar con este proceso «de manera verificable».

Chris Maccabe, Ram Manikkalingam y Ronnie Kasrils a su llegada a la Audiencia Nacional. (Marta JARA)
Chris Maccabe, Ram Manikkalingam y Ronnie Kasrils a su llegada a la Audiencia Nacional. (J. DANAE / ARGAZKI PRESS))

La Comisión Internacional de Verificación (CIV) ha remitido en la madrugada de este lunes una nota «en respuesta a artículos de prensa y la cobertura general por parte de la prensa» del testimonio de tres de sus integrantes ante el juez de la Audiencia Nacional española Ismael Moreno.

En el documento, este organismo insiste en que «existe una oportunidad genuina para asegurarse de que ETA pondrá todas sus armas fuera de uso de manera verificable», y considera que «los debates y las discusiones sobre cómo se llevó a cabo la primera puesta fuera de uso y sobre la cantidad de armas y material inutilizados olvidan el objetivo de fondo».

Dicho objetivo consiste en que «por primera vez en 50 años, ETA se ha comprometido a poner sus armas fuera de uso de manera verificable», señalando además que lo expuesto en el vídeo publicado el pasado viernes «es un primer paso en un proceso unilateral de poner fuera de uso operativo a la totalidad de sus armas, municiones y explosivos».

La CIV remarca que los acontecimientos de los últimos días, incluida la citación judicial a declarar, respaldan lo expuesto el pasado viernes, ya que resulta «extremadamente difícil, si no imposible, ayudar para asegurar que ETA lleve a cabo la intención que nos expresó» sin cobertura de las autoridades estatales.

Por ello, considera que «a los gobiernos, líderes políticos y ciudadanos les corresponde decidir si se deben definir maneras en que se pueda asegurar que ETA continúa de forma unilateral un proceso irreversible de poner fuera de uso operativo la totalidad de sus armas, municiones y explosivos de manera verificable».

En su comunicado, la CIV hace evidente su estupor al indicar que «no existe precedente alguno, ni otro ejemplo, en ningún lugar del mundo en que un movimiento armado como ETA, con un historial de 50 años a sus espaldas, se haya ofrecido a emprender un proceso de poner sus armas, municiones y explosivos fuera de uso y eso no recibe el aval positivo de las instituciones formales».