NAIZ

Reporteros gráficos se quejan por las condiciones en las que trabajaron en El Sadar

Los reporteros gráficos de Nafarroa han denunciado las malas condiciones en las que tuvieron que trabajar durante el partido entre Osasuna y Real Madrid por la obstinación de la Liga.

Reporteros gráficos en el Sadar durante el partido entre Osasuna y Real Madrid (Foto: Oskar Montero)
Reporteros gráficos en El Sadar durante el partido entre Osasuna y Real Madrid (Oskar MONTERO)

La Asociación de Reporteros Gráficos de Nafarroa (AREGNA-NAGE) ha denunciado las lamentables condiciones en las que tuvieron que desarrollar su trabajo profesional los fotoperiodistas presentes en el partido entre Osasuna y Real Madrid jugado ayer en El Sadar.

La Liga no les permitió cambiar de ubicación en el campo, a pesar de las adversas condiciones meteorológicas de lluvia y nieve.

Los reporteros gráficos solicitaron poder acceder a una zona más resguardada y, afirman, la alternativa que les propuso la Liga era un lugar desde donde era imposible realizar una cobertura informativa de calidad. Ante esa disyuntiva, los profesionales de la imagen optaron por resguardarse bajo sus paraguas con todo su equipo –cámaras, ordenadores y objetivos–.

El presidente de la asociación, José Luis Larrión, denuncia «las lamentables y restrictivas condiciones en las que tuvieron que realizar la cobertura del encuentro de futbol». Asimismo, critica a la Liga por vulnerar el derecho a la información recogido en el artículo 20 de la Constitución española.

La Asociación de Reporteros Gráficos de Nafarroa insiste en que el trabajo de los fotoperiodistas «cumple todas las medidas de seguridad» recomendadas por las autoridades, lo que «garantiza el desempeño de su labor y minimiza los posibles riesgos sanitarios». Y subrayan que así ha quedado demostrado en los últimos meses de ejercicio profesional en «situaciones diversas y ciertamente comprometidas».

Por todo ello, la Asociación de Reporteros Gráficos de Nafarroa solicita a la Liga Profesional de Fútbol que «dé facilidades a los fotoperiodistas a la hora de ubicarse en los campos de juego». Asimismo, pide una actitud «más dialogante y flexible» con un colectivo que debe ser considerado como un agente más de la competición.