NAIZ

EH Bildu pide la creación un operador energético municipal

EH Bildu ha anunciado que solicitará en el próximo pleno municipal un estudio sobre la creación de un operador energético municipal para la producción y distribución de energía 100% renovable.

Alba Fatuarte, concejala de EH Bildu.
Alba Fatuarte, concejala de EH Bildu.

El grupo municipal de EH Bildu ha presentado una moción para su debate en Pleno en la que insta al equipo de Gobierno de Bilbo a realizar un estudio sobre la creación de una comercializadora municipal de energía con el objetivo de constituir, antes del final de la presente legislatura, un operador municipal para participar en la producción y distribución de la energía 100% renovable.

La concejala Alba Fatuarte ha señalado que se trata de una medida «necesaria» en la estrategia para avanzar hacia un modelo de sostenibilidad y soberanía energética, «máxime cuando a comienzos del año el precio de la luz se ha incrementado en un 27%, coincidiendo, además, con la ola de frío».

«Es inadmisible que se encarezcan bienes de primera necesidad como la luz», ha señalado, para añadir que, ante esta situación, «es urgente adoptar medidas».

La concejala de EH Bildu ha explicado que «existen alternativas que se pueden impulsar desde el ámbito local para transitar hacia un modelo energético basado en la sostenibilidad, el control y la gestión pública de los recursos y la participación ciudadana». Según ha dicho, «es necesario incrementar la producción eléctrica con fuentes sostenibles».

En ese sentido, ha apuntado a la creación operadores eléctricos municipales, propuesta que se está desarrollando en diferentes localidades. Mediante la creación de esta empresa pública Fatuarte ha indicado que «se suministraría energía al propio Ayuntamiento y a todas sus infraestructuras y servicios dependientes, así como a la ciudadanía bilbaína, principalmente, a aquellas personas que padecen la denominada pobreza energética».

«Injusticia del actual modelo energético»

Por último, ha señalado que ha quedado «constatada» la «injusticia» que supone para la ciudadanía el actual modelo energético, que es «incapaz de hacer frente a la pobreza energética existente en plena ola de frío, perjudicando de manera considerable a las familias más vulnerables».

«Ya es hora de poner freno a quienes se lucran con derechos básicos de las personas es necesario transitar hacia un modelo democrático, bajo control público y orientado a proteger las necesidades de la ciudadanía, por encima de los intereses de las grandes corporaciones energéticas», ha concluido.