Natxo Matxin

Ante Budimir, el sexto delantero más eficiente en la competición liguera

Ante Budimir aprovecha al máximo los minutos de que dispone para demostrar su faceta goleadora. El ariete croata ya es el sexto delantero más efectivo del torneo liguero, marcando cada 132 minutos.

Ante Budimir aprovecha al máximo los minutos que está disponiendo como rojillo. (LOF)
Ante Budimir aprovecha al máximo los minutos que está disponiendo como rojillo. (LOF)

Solo ha sido titular en nueve encuentros y ha completado apenas cuatro, pero con tan escaso margen de maniobra Ante Budimir ha demostrado que es un depredador del área, prácticamente casi todo lo que toca acaba en las redes.

Esa facilidad para ver portería le lleva a colocarse entre los arietes más efectivos de la Liga. Concretamente, el futbolista de Ozimica es el sexto más eficaz, solo superado por grandes nombres como los del uruguayo Luis Suárez, En-Nesyri, Leo Messi, Gerard Moreno y el delantero de la Real Mikel Oyarzabal.

Para mayor mérito del rojillo, hay que tener en cuenta que la cifra goleadora de algunos de los jugadores que le preceden en este ránking se ha visto engrosada al ser lanzadores de penaltis, responsabilidad que no ejecuta el croata.

Tras la diana que anotó este pasado domingo en el Ciutat de Valencia, Budimir ya suma seis dianas en el torneo de la regularidad –le ha marcado al Atlético, Valladolid, Granada (2), Eibar y el citado Levante– durante los 794 minutos que ha estado sobre el césped, lo que da una media de un gol por cada 132 minutos.

Se da la circunstancia de que la gran mayoría de los goleadores de Primera ya han sumado más de mil minutos de juego. Solo hay otros dos casos dentro de esa lista que todavía no han llegado a dicha cifra, el granadino Soldado y el azulón Ángel, y ambos tienen un tanto menos que el balcánico.

Budimir no solo sabe sacar rédito de los minutos que le ofrece Jagoba Arrasate, sino también de las ocasiones de que dispone. Los seis goles que hasta ahora ha firmado se han producido tras diez disparos a portería, otro de los baremos en los que destaca respecto a otros atacantes.

El croata ha explotado como killer del área ya en su madurez –cumplirá la treintena el próximo 22 de julio–, destacando especialmente la campaña pasada en el Mallorca, con el que anotó 13 dianas en la máxima categoría, lo que no impidió que el club bermellón descendiera.

Precisamente, el que quisiera seguir jugando en Primera posibilitó que recalase en Osasuna en calidad de cedido prácticamente sobre la campana del pasado mercado futbolístico veraniego, lo que le generó más de una crítica en las islas.

La entidad rojilla pagó 270.000 euros al Mallorca por su préstamo –se incluyó también la cesión de Cardona al club balear–, operación en la que se incorporó una posible opción de compra por valor de ocho millones al final de la presente campaña.

Llegar a dos dígitos

Budimir es ambicioso y quiere repetir los números logrados el ejercicio anterior. Así, en una entrevista realizada esta semana al portal digital croata Index.hr, el atacante señala que quiere disponer de «continuidad» para seguir con su racha anotadora, pues «es importante para un delantero hacer dos dígitos».

Respecto a la situación actual de la escuadra navarra, considera que «tenemos un equipo que puede asentarse en mitad de la tabla», después de los tres triunfos recientes. «Osasuna fue décimo el año pasado, pero cuando se fue hacia abajo, todo el mundo habló de permanencia», relata.

También se centra en lo complicados que fueron sus inicios como rojillo, coincidiendo con su contagio por covid-19. «No tuve demasiados problemas de salud, el mayor síntoma fue la pérdida del olfato», recuerda.

Ello, en todo caso, sí que le afectó a una rápida integración en el grupo, al no poder entrenar con sus compañeros, además de salir en el último momento del Mallorca, lo que provocó que «no pudiese jugar hasta finales de octubre».

Admite, por otro lado, «no estar seguro» de por qué ha despuntado tan tarde como futbolista de élite. «Recuerdo haber jugado con Mateo Kovacic, que debutó en el Dinamo con 16 años y terminó en el Inter y Real Madrid con 20. No creo que sea la única carrera posible, para otros se desarrolla de una manera completamente diferente», se refiere a la suya propia.

Juan Cruz da el susto

En otro orden de cosas, Juan Cruz ha dado el susto de la jornada matinal, al tener que retirarse por una mala caída sobre su hombro izquierdo, después de sufrir una entrada de Chimy Ávila en uno de los partidillos.

El futbolista tiene un traumatismo en la escápula –uno de los dos huesos triangulares de la parte trasera del hombro–, pero el TAC al que ha sido sometido posteriormente ha descartado cualquier tipo de lesión ósea.

La buena noticia es que tanto Ávila como Darko han completado el entrenamiento junto al resto de sus compañeros, por lo que durante los próximos días proseguirán con su proceso programado de adaptación al grupo. Mientras tanto, Jony, Rubén Martínez y Roncaglia han continuado realizando trabajo específico.