NAIZ
Washington

El FMI propone una «tasa covid» temporal para que los más ricos «ayuden» a superar la crisis

La pandemia ha sido utilizada por unas pocas personas y empresas, muy pocas, para elevar aún más sus grandes patrimonios. En este contexto, el FMI plantea que los gobiernos aumenten los ingresos fiscales, para garantizar el gasto público, a cuenta de una tasa «temporal» sobre los milmillonarios.

Elon Musk, el patrón de Tesla, ocupa el segundo lugar en la lista de milmillonarios de Forbes. (David MCNEW | AFP)
Elon Musk, el patrón de Tesla, ocupa el segundo lugar en la lista de milmillonarios de Forbes. (David MCNEW/AFP)

Apenas un día después de que la revista Forbes publicara su famoso listado anual de las personas más ricas del mundo, el Fondo Monetario Internacional (FMI) aboga por aumentar los ingresos fiscales para abordar el mayor gasto público a consecuencia de la pandemia de covid-19.

Y, para lograrlo, plantea que en los países avanzados pueda aplicarse de manera temporal a las empresas y personas con mayores ingresos un recargo que contribuya a reducir la «erosión fiscal» y reducir la desigualdad.

También propone actuar sobre impuestos como el de patrimonio o el de sucesiones.

«Para ayudar a satisfacer las necesidades de financiación relacionadas con la pandemia, los responsables de formular las políticas podrían considerar una contribución temporal de recuperación de la covid-19, que grave los ingresos más altos y la riqueza», señala el Fondo en la última edición de su informe ‘Monitor Fiscal’.

En este sentido, propone que se acometan reformas fiscales tanto a nivel doméstico como internacional con el fin de obtener los recursos necesarios para mejorar el acceso a los servicios básicos y las redes sociales de seguridad, así como para revitalizar los esfuerzos para cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

A las empresas beneficiadas por la crisis

El FMI recuerda que este tipo de suplementos temporales del impuesto sobre la renta de las personas físicas, a menudo restringidos a los tramos de ingresos más altos, se introdujeron anteriormente durante circunstancias excepcionales.

En concreto, cita los casos de Alemania, a causa de la reunificación del país a partir de 1989, así como en Australia (2011) o Japón (2013).

Asimismo, el Fondo considera que un impuesto sobre el exceso de beneficios de las empresas –aquellos que superan el mínimo requerido por los inversores–, puede ayudar a garantizar una contribución de las empresas que hayan prosperado durante la crisis, como algunas farmacéuticas o empresas altamente digitalizadas, sin afectar a otras con ganancias mínimas o en pérdidas.

Para sanidad, educación y cuidados

En la rueda de prensa posterior a la presentación del informe, el subdirector del Departamento de Asuntos Fiscales del FMI, Paulo Mauro, ha subrayado la necesidad de obtener ingresos fiscales adicionales para cubrir el gasto sanitario, en educación y en redes sociales de protección, añadiendo que los gobiernos deberán abordar este problema de diferentes formas.

«En las economías emergentes y de bajos ingresos, la prioridad será mejorar la administración fiscal y recaudar más impuestos al consumo, mientras que en las economías avanzadas observamos una erosión de los ingresos del impuesto de sociedades y también vemos una erosión en la recaudación de la renta de las personas en la parte más alta de la escala de riqueza», ha comentado.

El representante del FMI ha señalado que una opción específica sería «una contribución para la recuperación de la covid-19 que podría tomar la forma de un suplemento en el impuesto de la renta o en el impuesto de sociedades dado que algunas empresas lo han hecho muy bien en cuanto a su valoración de mercado y ahí habría una oportunidad».