NAIZ

«Empujados al peligro», AI denuncia la deportación de menores en EEUU y México

Amnistía Internacional ha publicado un informe en el que denuncia la deportación de miles de menores no acompañados en EEUU y México, «sin un proceso de selección adecuado y sin brindarles protección frente a los peligros a los que se pueden enfrentar a su regreso».

Protesta contra la detención de personas migrantes emn México. (Guillermo ARIAS/AFP)
Protesta contra la detención de personas migrantes en México. (Guillermo ARIAS/AFP)

Amnistía Internacional ha alertado este viernes de la deportación por parte de Estados Unidos y México de miles de niños migrantes no acompañados.

«Los gobiernos de Estados Unidos y México están devolviendo a decenas de miles de niños no acompañados que buscan seguridad a los países de los que acaban de huir, sin un proceso de selección adecuado y sin brindarles protección frente a los peligros a los que se pueden enfrentar a su regreso», ha denunciado la organización, que ha publicado el informe ‘Empujados al peligro’, en el que aborda la deportación de menores que parten de países centroamericanos.

Según Amnistía Internacional, el «compromiso» por parte del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, y la vicepresidenta estadounidense, Kamala Harris, de «aumentar la coordinación para el control de la inmigración», se traduce «en ampliar la interceptación y la devolución de miles de niños y niñas no acompañados a un peligro potencial en sus países de origen».

De «forma sumaria»

La directora para las Américas de la organización, Erika Guevara Rosas, ha avisado de que las devoluciones de estos menores desde Estados Unidos se llevan a cabo de «forma sumaria» y «tan solo una hora después de que busquen protección». México, por su parte, ejecuta las deportaciones de niños procedentes de Centroamérica «a pesar de que en Estados Unidos tienen familia con la que intentan reunirse».

«Estas políticas son peligrosas e intolerables. Estados Unidos y México deben dejar de negar a los niños y niñas no acompañados sus Derechos Humanos universales a solicitar asilo y a la reunificación familiar, sin importar de dónde procedan», ha aseverado.

50.000 menores

Desde que el presidente Biden ocupó su cargo en enero de 2021, unos 50.000 niños migrantes no acompañados han cruzado a Estados Unidos en busca un futuro mejor, muchos de ellos separándose de sus familias, que han quedado atrapadas en el norte de México tras negárseles la posibilidad de solicitar asilo.

Las autoridades estadounidenses sostienen que el 20% de los menores no acompañados provienen de México, y echa mano de una ley contra la trata de personas para realizar «devoluciones en caliente». Esta práctica, ha criticado Amnistía Internacional, se mantiene a pesar de la promesa del presidente, Joe Biden, de dejar de devolver a niños no acompañados.

La organización ha recordado que la legislación de Estados Unidos establece que, antes de la devolución, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza debe hacer una selección de los niños y niñas mexicanos no acompañados para asegurarse de que no son víctimas de trata ni corren peligro en caso de ser devueltos.

Sin embargo, Amnistía Internacional ha aseverado que ha tenido conocimiento, a través de profesionales del derecho, representantes de albergues infantiles y autoridades de atención a la infancia de México, que Estados Unidos sigue devolviendo «rápidamente» a casi todos los niños mexicanos no acompañados «aún cuando corren peligro en México y solicitan asilo en Estados Unidos».

Devoluciones en México

Por otro lado, los menores no acompañados procedentes de Centroamérica que viajan a Estados Unidos a través de México, «a menudo para huir de la violencia y reunirse con sus familias», también están siendo objeto de devoluciones por parte de las autoridades de inmigración mexicanas.

Así, ha advertido de que en 2021, las autoridades de inmigración mexicanas han lanzado «grandes operaciones» en el norte y el sur del país para interceptar y repatriar a menores no acompañados. Las autoridades de atención a la infancia se hacen cargo de esos niños, «a menudo recluyéndolos en albergues cerrados, y, en la gran mayoría de los casos, determinan que el interés superior de los menores es su devolución a los países de origen de los que han huido».

Las autoridades mexicanas encargadas de la protección infantil en la frontera de Estados Unidos con México han manifestado, según la organización, que, en algunas localidades, se deporta hasta al 85% de los niños y niñas no acompañados procedentes de Centroamérica. En lo que va de año, las autoridades mexicanas parecen haber deportado a aproximadamente la mitad de los niños no acompañados puestos bajo custodia.