NAIZ

La UEFA compensa a Bilbo con dos finales europeas el daño por la negación de la Eurocopa

La UEFA compensará a la capital vizcaína por la pérdida de la sede de la Eurocopa 2021 con 1,3 millones de euros y una final de la Europa League y otra de la Champions femenina en San Mamés.

Juan Mari Aburto, alcalde de Bilbao; Aleksander Ceferin, presidente de la UEFA y Angel María Villar, expresidente de la RFEF. (Marisol RAMIREZ / FOKU)
Juan Mari Aburto, alcalde de Bilbo; Aleksander Ceferin, presidente de la UEFA y Angel María Villar, expresidente de la RFEF, al presentar la frustrada Euro2021 (ahora Euro2021). (Marisol RAMIREZ / FOKU)

Según han informado simultáneamente Gobierno de Gasteiz, Ayuntamiento de Bilbo y Diputación de Bizkaia la UEFA compensará a la capital vizcaína por la pérdida de la sede de la Eurocopa con 1,3 millones de euros y una final de la Europa League y de la Champions femenina en San Mamés.

San Mamés era una de las doce sedes de la Eurocopa 2020 –aplazada a este año por la pandemia– y debía acoger tres partidos de la primera fase del grupo de la selección de España y uno de octavos de final.

En abril la UEFA retiró la sede aduciendo que el Ejecutivo autonómico no cumplía con las nuevas normas para permitir que hubiera público, al menos un 25% del aforo, y concedió la sede a Sevilla, que sí permitía la asistencia de espectadores.

Criterios sanitarios

Entre los criterios sanitarios que estableció el Gobierno de Lakua para permitir el acceso de público estaba contar con una tasa de incidencia acumulada en 14 días inferior a 40 casos por 100.000 habitantes –Bilbo tiene hoy todavía 176,06 casos– y que la inmunidad de la población llegara al 60% –hoy la población de la CAV con dosis completa es del 36% y con al menos una dosis es el 55%–.

Las instituciones vascas –Ayuntamiento, Diputación de Bizkaia y Gobierno de Lakua– consideraron entonces que la UEFA había roto unilateralmente el contrato y anunciaron que exigirían una compensación, incluso en los tribunales.

Con el acuerdo alcanzado ahora con la UEFA, las instituciones creen que recuperarán la totalidad de los 1,3 millones de euros, que ya habían gastado para que San Mamés fuera la sede española de la Eurocopa.

En una nota de prensa, las instituciones vascas han afirmado que han negociado estas semanas con la UEFA, mientras preparaban una demanda judicial por incumplimiento unilateral del contrato.

Además de recuperar la inversión realizada, también exigían un «resarcimiento a nivel de daño reputacional e imagen por la pérdida de un evento internacional que hubiera supuesto un importante impulso económico en la ciudad, territorio y país, así como por poner en duda la contrastada y larga experiencia y capacidad de las autoridades vascas para la gestión y organización de eventos de alcance internacional».

Esta demanda se compensará por la UEFA con la celebración en los próximos años en San Mamés de una final de la Europa League y de una final de la Champions femenina, las competiciones europeas de clubes de más nivel que puede acoger San Mamés, ya que no tiene el aforo mínimo que se exige para una final de la Champions masculina.

«Transcurridas las semanas, y ante la firmeza de las instituciones vascas en defensa de sus intereses hoy se ha llegado a un acuerdo entre ambas partes», han señalado.

La UEFA, según esta versión, «ha reconocido la voluntad, capacidad y buena gestión de las instituciones vascas en el desarrollo de las tareas organizativas para el evento cancelado y su disposición a trabajar en los nuevos eventos, que darán visibilidad internacional y supondrán un fuerte impacto económico con las dos citas de máximo nivel futbolístico europeo».

Satisfacción institucional

Por su parte, Gobierno de Lakua, Diputación y Ayuntamiento muestran su «satisfacción por haber hecho valer el trabajo serio, profesional, coherente y responsable realizado en el proyecto Euro 2020, y por haber actuado con firmeza para defender y potenciar los intereses de la ciudadanía vasca en general. Tanto en los individuales como en los colectivos, en sus empresas, comercios, hoteles, servicios y demás beneficiarios de la actividad económica y el empleo».

«Además, por haber conseguido dos eventos deportivos de gran incidencia internacional y económica para los próximos años», han añadido.

El alcalde de Bilbo, Juan Mari Aburto, ha mostrado su satisfacción por un acuerdo en el que «han hecho valer el trabajo serio, profesional, coherente y responsable de la Euro2020 y por haber actuado con firmeza para defender y potenciar nuestros intereses, consiguiendo además nuevos proyectos».

«Dijimos que íbamos a defender firmemente los intereses de Bilbao como sede de la Eurocopa y así lo ha reconocido la propia UEFA», ha agregado.

El acuerdo alcanzado entre las instituciones vascas y la federación europea de fútbol deberá ser ratificado en una reunión de la UEFA a principios de julio.