Nafarroa no registró el miércoles ni ingresos, ni muertes ni contagios entre mayores de 60

Según los datos del Instituto de Salud Pública y Laboral, el miércoles no se produjo en Nafarroa ningún ingreso ni fallecimiento a causa del covid, y tampoco se detectó ningún contagio entre las personas mayores de 60 años. Son datos que en conjunto trazan un escenario alentador respecto al futuro.

Una mujer recibe la vacuna contra el covid en Iruñea.       (Jagoba MANTEROLA I FOKU)
Una mujer recibe la vacuna contra el covid en Iruñea. (Jagoba MANTEROLA I FOKU)

El informe epidemiológico de Nafarroa ofreció ayer varios datos que afianzan la sensación positiva de las últimas semanas. Desde el punto de vista de las consecuencias más dramáticas de la pandemia, el dato más importante es que el miércoles no se produjo ningún ingreso y tampoco se registraron fallecimientos a causa del covid en ese herrialde. Pero igualmente alentador, sobre todo de cara al futuro, es que no se detectó ningún caso en el grupo de 60 a 75 años ni en el de mayores de 75 años.

De hecho, la edad media de los nuevos positivos fue de 29,8 años, y ese número va bajando semana a semana, a medida que la campaña de vacunación se extiende a las franjas más bajas.

En este sentido, el boletín semanal del Instituto de Salud Pública y Laboral ofrecía el miércoles otra cifra elocuente sobre el impacto de las vacunas. Según ese documento, entre el 31 de mayo y el 6 de junio la incidencia del covid en el grupo de mayores de 75 años fue de apenas nueve casos por cien mil habitantes. Es una cifra muy baja, casi siete veces menor que la incidencia semanal en el conjunto de la población, que es de 68 casos por cien mil habitantes.

Sucede además que ese grupo, que ya partía de una incidencia reducida –trece casos por cien mil habitantes– registró el mayor descenso en el número de positivos respecto a la semana anterior, un 25%, solo por detrás de la segunda franja de edad más alta, la de 55-74 años, donde los contagios cayeron un 28%.

En la CAV, mejor los de 65-79 años

Esa misma tendencia se observa también en la CAV, aunque con matices. En este caso, el grupo con menor incidencia acumulada no es el de mayor edad –por encima de los 80 años–, sino el que conforman las personas entre 65 y 79 años. Este colectivo ha logrado incluso bajar la tasa de incidencia por debajo de los 50 casos por cien mil habitantes en catorce días que las instituciones habían fijado como primer objetivo. Con solo seis nuevos positivos detectados, esa franja se situó el miércoles en una incidencia de 47,33 casos.

Algo por encima, con 58,84 casos por cien mil habitantes, están las personas de más de 80 años, donde, curiosamente, en las últimas jornadas se está asistiendo a un repunte de los contagios.

Así, ese grupo cerró mayo con una incidencia de 42,21 casos por cien mil habitantes, pero en los primeros diez días de junio el número de positivos ha ido aumentando de forma continua, hasta ser rebasado por la siguiente franja de edad, que cuando comenzó el mes prácticamente doblaba sus números.

Con todo, el incremento de la incidencia es aún bastante pequeño, y es una tendencia que no se ha detectado en Nafarroa, donde, como ya se ha explicado, la afección entre la gente de mayor edad está en mínimos y la evolución sigue siendo muy buena.