Imanol asegura que solo piensa en el Cádiz ante la serie de siete partidos en tres semanas

El entrenador oriotarra ha descartado que vaya a dar descanso a algún jugador ante el partido del jueves contra el PSV y ha defendido el tratamiento conservador a la rodilla derecha de Nacho Monreal que en el mes de marzo funcionó tras confirmarse que el miércoles deberá someterse a una artroscopia.

Imanol saluda al técnico del Levante Paco López en el último encuentro de Anoeta. (Iñigo URIZ/FOKU)
Imanol saluda al técnico del Levante Paco López en el último encuentro de Anoeta. (Iñigo URIZ/FOKU)

La Real comienza este domingo en Cádiz (18:30) una serie de siete partidos en 22 días que presenta en la Europa League los enfrentamientos contra los dos principales rivales. Imanol ha defendido en su rueda de prensa que no va a pensar en el del jueves contra el PSV a la hora de afrontar la visita a los gaditanos.

El entrenador de la Real ha declarado que «no puedo plantear el partido pensando en lo que viene. Si reservas a un jugador pensando en el siguiente igual se lesiona o da positivo. Por eso voy a preparar el siguiente partido, el Cádiz, a muerte con los que estamos para hacerlo bien y coger energía positiva haciendo un buen partido y ganándolo para preparar el siguiente, que entonces sí será el PSV».

Imanol no podrá contar en esta serie de partidos con Monreal tras comunicar los servicios médicos del club que «el próximo miércoles pasará por el quirófano. El Dr. Mikel Sánchez le realizará una artroscopia de la rodilla derecha por las molestias que refiere a dicho nivel y que le limitan funcionalmente».

El navarro tiene molestias desde la pasada temporada y así en marzo dejó de jugar tres partidos. Se le realizó un tratamiento conservador y disputó todos los encuentros desde abril hasta final de temporada.

«El año pasado funcionó»

En verano se han reproducido los problemas e Imanol ha defendido el tratamiento seguido porque «el año pasado funcionó bien ser precavido, ir con tranquilidad y no ser agresivos. Este año no ha funcionado el tratamiento conservador y se ha decidido tras hacer esos intentos que ahora pase por el quirófano».

El navarro la pasada semana intentó volver a los entrenamientos, pero ha comprobado que las molestias persisten y que es necesario pasar por el quirófano. El técnico oriotarra ha sorprendido porque en un principio ha manifestado en euskera al preguntarle por los plazos que «nadie sabe cuanto tiempo. Se le hará una artroscopia para saber claramente lo que tiene y luego nos dirán los plazos».

NAIZ le ha preguntado si no se sabe qué tiene tras meses con este problema y ha respondido que «no soy médico, pero lo tienen bastante claro, los plazos no los sabemos. Se sabe lo que tiene y se decidió seguir el tratamiento del año pasado».

Los problemas de Monreal llevaron a la Real a reconsiderar su planteamiento inicial de traspasar a Aihen Muñoz y a mantenerlo en la plantilla a pesar del fichaje de Diego Rico, que sigue sin estar a disposición de su técnico: «No está entrenándose con el equipo. Lo hace a parte con buenas cargas. Vamos a ver si la semana que viene o la siguiente puede empezar a trabajar con el equipo».

Competencia en la portería

Sí cuenta ya con Mathew Ryan, que jugó antes con la selección australiana en el parón que con la Real. Sobre su idea en la portería tras su fichaje Imanol ha respondido que «va a jugar el que se lo merezca, el que mejor entrene y el que mejor esté. Queríamos competencia en todos los sentidos y si Matt viene es para ponerle las cosas difíciles a Álex Remiro y para jugar el que se lo gane».

De los demás lesionados ha manifestado que Asier Illarramendi está muy recuperado de su rotura fibrilar y que se controlan las cargas de trabajo para que no haya una recaída y por eso tendrán precaución para intentar que tenga una continuidad.

Ha valorado positivamente el estado de los internacionales, aunque Isak solo se entrenará con el equipo el sábado por precaución y ha reconocido que el equipo no ha comenzado a un buen nivel: «Es verdad que no estamos en un buen momento, pero como todos los equipos. El objetivo es ése. No es malo ganar sin estar tan bien, pero como entrenador y como equipo queremos hacer buen juego, recibir menos ocasiones, hacer muchas y ganar».

Sobre el próximo rival, el Cádiz, ha explicado que «han variado mucho tanto a la hora de jugar como de apretar. Han cambiado de sistema. Han pasado del 4-4-2 a un 4-5-1 en defensa y a un 4-3-3 en ataque. Siguen siendo muy fuertes en transiciones defensa-ataque. Son mortales, salen muy rápido. Es un equipo rocoso que defensivamente cuando se junta trabaja mucho. Cervera lo tiene machacado y lo hacen muy bien. Nos van a complicar la vida tanto cuando se replieguen como cuando salgan en transiciones».