NAIZ

Descalifican al ganador inicial del maratón de Viena por su calzado irregular

El keniano Leonard Langat (2:09:25) ha ganado el maratón de Viena después de ser descalificado el vencedor inicial, el etíope Derara Hurisa (2:09:22), debido a que ha corrido con unas zapatillas con una suela de 50 milímetros, superando el máximo permitido de 40 milímetros.

Derara Hurisa, llegando a la meta en el maratón de Viena con su calzado irregular. (Hans PUNZ/AFP)
Derara Hurisa, llegando a la meta en el maratón de Viena con su calzado irregular. (Hans PUNZ/AFP)

Las zapatillas de los atletas vuelven a ser protagonistas. Esta vez ha ocurrido en el maratón de Viena. El ganador inicial de la prueba ha sido el etíope Derara Hurisa (2:09:22), pero después ha sido descalificado debido al uso de zapatillas irregulares. El ganador ha corrido con unas zapatillas con una suela de 50 milímetros, superando el máximo permitido de 40 milímetros.

De esta manera, los organizadores han dado como vencedor al keniano Leonard Langat (2:09:25). El podio lo han completado el etíope Betesfa Getahun (2:09:42) y el keniano Edwin Kosgei (2:10:10). En categoría femenina ha vencido la keniana Vibian Chepkirui con 2:24:29, mientras que el segundo puesto lo ha conquistado la etíope Meseret Dinke (2:25:31) y en tercer lugar ha quedado la también etíope Gelete Burka (2:25:38).

La World Athletics modificó el año pasado las normas que rigen el calzado de competición, prohibiendo las zapatillas de más de 40 milímetros de suela para proteger «la integridad del deporte».

«Hoy hemos vivido un estreno mundial (de las sanciones por el uso de zapatillas) que nos hubiera gustado ahorrarnos. Desde el año pasado existe una nueva norma que establece ciertas limitaciones para el tamaño de las suelas», ha explicado el responsable de la carrera, Hannes Langer, a la televisión pública ORF.

Al parecer uno de los corredores que ha quedado por detrás ha exigido una revisión del calzado del vencedor y el resultado ha sido que Hurisa ha empleado zapatillas que vulneran la normativa.

Aunque Hurisa ha informado de la utilización de unas zapatillas que cumplían las normas, ha elegido para el maratón unas que había probado en los entrenamientos y que creía que eran legales.

«Lo sentimos mucho, pero la descalificación es una decisión necesaria», ha concluido Langer.

El revuelo de las zapatillas viene desde que el keniano Eliud Kipchoge utilizó un calzado llamado Nike Alphafly, un prototipo de zapatilla que fue descatalogada en cuanto salió al mercado su siguiente versión, la Nike Vaporfly –aquí se puede leer un reportaje sobre el tema–. El atleta bajó de las dos horas en octubre de 2019 en Viena precisamente.

* En noviembre de 2019 el periodista de GARA y NAIZ Mikel Zubimendi realizó una interesante entrevista con Jordán Santos Concejero, doctor en Fisiología del Ejercicio, relacionada con este tema que se puede leer aquí.