Julian Alaphilippe repite en el Mundial con una exhibición por delante de Van Baarle y Valgren

El corredor del Deceuninck ha atacado en las cotas de la penúltima vuelta para recorrer en solitario los últimos diecisiete kilómetros. La selección belga ha apostado por Van Aert y no ha logrado medalla. Álex Aranburu ha abandonado tras una caída y Gorka Izagirre e Imanol Erviti han sido 42º y 43º.

Julian Alaphilippe celebra su segunda victoria consecutiva en el Mundial de fondo en carretera. (Kenzo TRIBOUILLARD/AFP)
Julian Alaphilippe celebra su segunda victoria consecutiva en el Mundial de fondo en carretera. (Kenzo TRIBOUILLARD/AFP)

Julian Alaphilippe ha logrado su segundo maillot arcoíris de forma consecutiva tras ser el más fuerte en el Mundial de fondo en carretera en Louvain (Flandes) tras 268,3 kilómetros disputados a una gran velocidad, 45,1 de media, en un circuito repleto de aficionados flamencos.

El corredor del Deceuninck ha provocado la selección de diecisiete corredores que se han disputado las medallas a 55 de meta y se ha marchado en solitario a falta de diecisiete tras atacar en las últimas cotas de la penúltima vuelta y aumentar progresivamente su ventaja para poder celebrar la victoria al llegar con 32 segundos a sus perseguidores.

Por detrás se han marchado Neilson Powless, Dylan Van Baarle, Michael Valgren y Jasper Stuyven, que se han limitado a pelear por la medalla de plata que ha conseguido el holandés por delante del danés, con lo que la selección belga se ha quedado sin medalla pese a tener la mejor selección al equivocarse al apostar por la baza de Van Aert, que solo ha sido undécimo.

Stuyven ha acabado cuarto, Powless quinto, Tom Pidcock sexto, Zdenek Stybar séptimo, Mathieu van der Poel octavo, Sonny Colbrelli noveno y Florian Sénéchal décimo. Gorka Izagirre e Imanol Erviti han acabado juntos en los puestos 42º y 43º en un grupo que ha llegado a 6:31.
 
Una carrera espectacular

El Mundial se ha disputado a una velocidad alta desde el principio y a 170 de meta se ha registrado el primer ataque serio porque han entrado corredores del nivel de Evenepoel, Roglic, Cort Nielsen, Asgreen, Démare, Swift, Cosnefroy, Bissegger, Hoelgaard, Declerq, Tratnik, Eenkhoorn, Haas, McNulty y el navarro Imanol Erviti, que han obligado a Italia a trabajar por detrás para anularlo.  

Después la selección belga ha intentado marcar un ritmo alto para reducir progresivamente el pelotón en un Mundial que solo presentaba 2.250 metros de desnivel, pero que ha resultado durísimo. Además del alto ritmo, las caídas han eliminado a corredores importantes como al guipuzcoano Álex Aranburu, que partía como líder de la selección española y ha tenido que abandonar.

A 88 de meta se ha formado otro grupo peligroso con Politt, Wurtz-Schmidt, Stannard, Tratnik, García Cortina, Tiller, Evenepoel, Madouas, Van Baarle, Bagioli y Powless. Los cinco últimos se han quedado en cabeza a falta de 70 y la selección belga no ha dado por bueno ese corte pese a la presencia de uno de los favoritos, ha tirado por detrás y a falta de 55 se les han unido tras un ataque de Alaphilippe los principales favoritos para forma un grupo de diecisiete que se ha disputado la carrera.

Evenepoel y Bagioli se han sacrificado para Van Aert y Stuyven el primero y para Colbrelli y Nizzolo el segundo. La selección francesa no ha trabajado pese a tener también tres corredores y Madouas ha lanzado a Alaphilippe para marcharse en solitario en la penúltima vuelta.