NAIZ

Las intensas lluvias provocan problemas en Euskal Herria y elevan las aguas de Urumea y Bidasoa

El temporal se está haciendo notar en Euskal Herria y varias estaciones de aforo del Urumea y el Bidasoa han llegado a nivel amarillo o naranja. Además, balsas de agua y desprendimientos han obligado a cortar  carreteras. Toda la información sobre el tiempo, en NAIZ.

El río Urumea se encuentra en nivel amarillo a causa de las precipitaciones de las últimas horas. (Gorka RUBIO/FOKU)
El río Urumea se encuentra en nivel amarillo a causa de las precipitaciones de las últimas horas. (Gorka RUBIO/FOKU)

Las previsiones meteorológicas se van cumpliendo y la lluvia se ha hecho omnipresente en Euskal Herria este jueves, con alerta en Nafarroa. Las intensas precipitaciones han puesto en nivel naranja a algunos afluentes del Bidasoa y en amarillo al río Urumea, en Gipuzkoa, mientras se acumulan balsas de agua y se han producido incidentes en algunas carreteras. Ipar Euskal Herria está en nivel amarillo por lluvias.

Hasta las 19.30 de la tarde, la estación meteorológica de Añarbe, ubicada en el municipio guipuzcoano de Oiartzun, ha recogido precipitaciones de 136 litros por metro cuadrado (l/m2), mientras que en la de Ereñotzu, en Hernani, se han apuntado 110 l/m2. En otros puntos, se han registrado 82 l/m2 en Andoain, 52 l/m2 en Iurreta y 49 l/m2 en Bilbo.

Consecuencia de estas intensas lluvias, en la cuenca del Bidasoa, la estación de aforo de Jaizubia –que controla algunas regatas de Jaizkibel– ha llegado al nivel naranja, mientras que en la del Urumea han llegado al nivel amarillo las de Ereñotzu y Añarbe.

Detienen el desembalse de la presa de Añarbe

Debido a ello, la presa de Añarbe ha detenido esta mañana el desembalse preventivo, de 30 m3/segundo, que inició el miércoles a las 15.00 horas, tras alcanzar un resguardo equivalente a una cuarta parte de su capacidad.

Aguas del Añarbe ha informado de que el resguardo disponible de la presa está en casi 9 millones de m3 después de haber bajado cinco puntos su nivel, del 80,72% del miércoles al 75,92% de este jueves.

A las 8.45 horas ha cerrado todos los órganos de desagüe de la presa pero, si durante el día baja el nivel del Urumea, volverá a abrirlos para hacer más desembalses preventivos.

Una de las consecuencias ha sido que ha quedado inundado el campo de rugby de Landare en Hernani.

 

No ha sido el único punto afectado de la localidad, ya que también se han inundado por las fuertes lluvias el campo de fútbol, y en el camino y el túnel de Oztaran. En Sagastialde había balsas de agua, lo mismo que en el camino de Ereñotzu, y en Akarregi el camino a las empresas Juper y Kendu se encuentra cortado.

En Bizkaia, también se ha llegado al nivel amarillo en la estación de aforo de Larrainazubi, en el término municipal de Getxo, dentro de la cuenca de la ría del Ibaizabal.

Incidentes en las carreteras

La lluvia también se ha hecho notar en las carreteras, de tal manera que en Erandio ha tenido que cortarse la Bi-735 por balsas de agua y en Eibar ha quedado cortada la Gi-3950 a causa de un desprendimiento, según ha informado SOS Deiak.

En Donostia, el Ayuntamiento ha decidido esperar a que la situación meteorológica y de caudal de los ríos «se normalice» para instalar la gran grúa que colocará el nuevo puente de Aztiñene sobre el Urumea.

Según ha informado el Consistorio, la grúa, que estaba previsto llegara este jueves a Aztiñene, está aparcada en Astigarraga. «Se ha decidido esperar a que la situación se normalice porque se tiene que instalar en una península de tierra en el río y podría verse afectada por la riada», han señalado las mismas fuentes.

Además, si hubiese viento o las condiciones meteorológicas fueran poco óptimas habría que aplazar un día o dos la operación y se esperará a que el Urumea «baje con cierta normalidad».

Ipar Euskal Herria se encuentra en alerta amarilla. Algunas carreteras han quedado cortadas esta mañana en las localidades labortanas de Azkaine y Ziburu, así como la única carretera que las une. 

 

En Urruña, según informa Kazeta, el río Untxin y la laguna del camping Larrouleta también han sufrido crecidas.

Al mismo tiempo, la cota de nieve va descendiendo en espera de un fin de semana en el que podría situarse en niveles especialmente bajos. Así, en la CAV se sitúa en la jornada de este jueves en torno a los 1.000-1.100 metros, mientras que en Nafarroa desciende hasta los 800-900.