Una fisioterapeuta de Azkoitia denuncia una agresión sexual en su consulta

Un cliente acudió el viernes pasado a su consulta donde la intentó tocar y la importunó para que le realizará tocamientos. La fisioterapeuta se personó en la Ertzaintza para denunciar los hechos, pero al insistirle en que la denuncia «no llegaría a ningún sitio», desistió. La joven ha optado por denunciarlo en Facebook.

NAIZ+|2018/09/26 08:25
Thinkstockphotos-615096050
Denuncian una agresión sexual en un centro de fisioterapia de Azkoitia. THINKSTOCK

«Cuando entró al despacho, empezó a acercarse bastante a mí, pero yo empecé a preparar la camilla y me alejé. Después de explicarle cómo funcionaba la sesión y decirle que se quitase la camiseta, el hombre se desnudó completamente y se quedó enfrente mío. Yo no soy una persona de callarme las cosas, para nada. Pero no sé si fue el miedo, o lo surrealista de la situación, que no supe reaccionar». Así arranca el relato, en euskara y castellano, de esta joven fisioterapeuta que trabaja en un centro de Azkoitia.

Detalla que el hombre intentó agarrarle la mano primero, y luego el muslo, mientras la mujer lo intentaba esquivar. «Entonces me empezó a decir en su escaso castellano, que en Barcelona había ido a otros sitios donde la masajista joven tocaba al paciente, y que yo ya sabía lo que pasaba cuando una chica joven tocaba a un hombre, y que él no tenía que explicarme qué más le hacían allí», relata la fisioterapeuta en su cuenta de Facebook.

Tras asegurarle que en su centro no se ofrecían servicios de ese tipo y conseguir que el cliente se marchara, la joven se echó a llorar; «creo que ha sido la peor y más larga media hora en toda mi vida laboral. Mientras estaba tratándolo me sentía sucia, vulnerable y pequeña, y no me vi capaz de reaccionar», describe.

NAIZ se ha puesto en contacto con la joven que asegura haberse personado en la comisaría de la Ertzaintza para denunciar los hechos. Sin embargo, al no haber llegado a existir tocamientos, los agentes la animaron a no seguir adelante con la denuncia; «me plantearon que lo denunciara por exhibicionismo pero al no haber ocurrido los hechos en la calle, tampoco creían que podría llegar lejos la denuncia», apunta.

Pese a no interponer denuncia, la joven ha decidido contar el calvario padecido mediante Facebook. «Después de tres días pensando muy bien qué y cómo contarlo, me he decidido a escribir lo que me pasó el pasado viernes», apunta en el escrito a la vez que subraya la necesidad de dar luz a este tipo de situaciones: «He decidido que lo mejor era publicarlo y compartirlo, ya que no conseguimos nada callándonos estas situaciones, y creo que el mundo debería ser más consciente de que esta es la realidad de muchas mujeres».

La fisioterapeuta también reflexiona sobre el doble juicio al que sometemos a las víctimas de la violencia machista. «En momentos como este es cuando te das cuenta de que, cuando escuchas que ha habido una agresión sexual y la chica no ha reaccionado, es muy fácil decir que nosotros en esa situación hubiéramos hecho frente. Pero cuando te ves en una situación así, es tan grande el bloqueo que puede paralizarte. Y eso que mi situación no es ni mínimamente comparable con lo que han sufrido otras mujeres», indica.

«¿Por qué en pleno siglo XXI tenemos las mujeres que aguantar situaciones como esta? ¿Por qué tenemos que vivir con el miedo de que se vuelva a dar una situación similar? ¿Por qué no podemos hacer nuestro trabajo, pasear, salir de juerga o volver a casas solas tranquilamente?», se pregunta en el escrito.

Su mensaje de Facebook está teniendo una importante repercusión en la red social, donde muchos usuarios, y en especial usuarias, mandan ánimos y fuerza a la joven.

Aquí su mensaje íntegro, tanto en euskara como en castellano.