Eduardo Zaplana y el agravio comparativo en el caso de los presos vascos enfermos

El PP ha solicitado que Eduardo Zaplana sea tratado de su enfermedad en un hospital y no en la cárcel, «un poco de humanidad», añaden. Entre los apoyos a su petición la de Arnaldo Otegi que recuerda al partido conservador su falta de humanidad en el caso de los presos vascos y añade «un poco de vergüenza». Iñarritu recuerda que a Zaplana se le aplica «la cruel medida que ellos regularon» contra los presos vascos.

NAIZ+|2018/12/21 11:16|0 iruzkin

Las peticiones de instituciones, partidos y agentes sociales vascos para la excarcelación de los presos vascos gravemente enfermos siempre han caído en saco roto. El PP se ha caracterizado por hacer oídos sordos mientras gobernaba y por autoexcluirse del consenso existente, por ejemplo, en el Parlamento de Gasteiz. Ahora, pide tener en cuenta la enfermedad del preso en el caso de Eduardo Zaplana.

El que fuera ministro con José María Aznar, y ahora en prisión por corrupción, ha solicitado en varias ocasiones su libertad condicional por la enfermedad grave que padece. Una petición rechazada hasta ahora por la Audiencia de Valencia y por la que ha protestado esta semana el PP, un día después de que Zaplana fuera ingresado en un hospital para un examen rutinario. «La vida de Eduardo Zaplana está en serio riesgo. Se debería tener en cuenta esta circunstancia para que siga tratándose su enfermedad desde un hospital y no desde un centro penitenciario. Un poco de humanidad». escribió el PP en su cuenta de Twitter.

La petición ha tenido su eco también en Euskal Herria. Arnaldo Otegi ha sido uno de los que se ha mostrado de acuerdo con la solicitud y ha afirmado que «se le debe aplicar la legislación penitenciaria y ponerlo en libertad». Eso sí, el líder de EH Bildu le recuerda al PP precisamente su falta de humanidad en el caso de los presos vascos: «un poco de humanidad y un poco de vergüenza».

En las respuestas al tuit del PP se pueden leer afirmaciones similares de tuiteros vascos. Quienes recuerdan, por ejemplo, las palabras del parlamentario Carmelo Barrio de cuando el Parlamento de Gasteiz exigió en 2015 la puesta en libertad de Aitzol Gogorza, preso gravemente enfermo. El PP votó en contra y Barrio dijo entonces que «ya se podía haber preocupado de su salud cuando cometió sus crímenes».

El senador de EH Bildu Jon Iñarritu ha recordado al PP que a Zaplana se le está aplicando «la cruel medida que ellos regularon para limitar la excarcelación de los presos gravemente enfermos».